8.7.03

Tan lejos

Y tan cerca.
A veces con poco puedo ser muy feliz.

Gracias por eso que es solo para mi.

Tu lo sabes.

Siento que este post sea en clave, pero a quien va dedicado lo merecía.

Besos al viento.

No voy a decirte cuánto te amo (De "otros lugares")

Porque contigo no valen las palabras; contigo es sólo el pulso, el latir de la sangre y de la tierra, el instinto. Porque me tocas y todo se me olvida, y ya no valen los días, los meses ni las semanas.


Solamente me quedaré a tu lado viendo como evolucionas, para decirte al oído: “sos grande”; como sé que te gusta que te diga. Y te dejaré tranquilo cuando precises silencio, mirando como aspiras tu cigarro, con tu mirada de gato. Y pronunciaré tu nombre como no lo han pronunciado, acariciándolo con mi lengua, reteniéndolo entre mis dientes, deslizándolo por mis labios.

Tan solo voy a quedarme en tu vida, cocinando esperanza cuando tus ideales tiemblen, acariciando tu espalda y tus piernas cuando llegues cansado, y voy a prepararte un baño y me sumergiré contigo, y lameré tus heridas y te regalaré una danza cálida y húmeda como el vapor de agua.

Solamente voy a amarte por las tardes cuando el sol esté en lo alto y el calor no te deje pisar las calles apresurado, y después te amaré en el sosiego de la noche, agitando tu respiración, regalándote mis gemidos y el batir de mis entrañas, y después me quedaré en vela cuando duermas y te abrazaré con mi cuerpo para que nunca despiertes solo. Y en la mañana, si tu quieres, dejaré que bebas de mi pecho, así todavía adormilada, con el pelo revuelto, con perfume de flores en el cuerpo.

Solamente seré tu compañera, regañándote y aplaudiéndote, empujándote y pidiéndote que frenes. Seré el recipiente que guarda tus secretos, y te daré mi energía, mi piel y mis alas. Tendrás mis días y mis noches, mis tardes de invierno y mis mañanas soleadas.

Voy a admirarte y respetarte, te voy a dar mis ojos y esta sabia de hembra enamorada. Y lo diré, cada día lo diré, que te admiro y que soy tuya, para que puedas sonreír y sentir ese orgullo de macho idolatrado cada vez que salgas a la calle. Pero nunca te diré cuánto te amo.

No hay comentarios: