13.7.03

Cosas del Domingo

Hoy no se trata de quién soy, sino de quién o qué me gustaría ser.
Me despierto con el profundo deseo de ser una muñeca rubia de piernas interminables, o de ser simplemente una muñeca. Solo por un par de días, ser una especie de belleza inalcanzable y maravillosa.
Quizás sea de tontos pensar que así será mas fácil que alguien me ame, no importa, seré tonta de remate por un día y ya que estamos deseo (sólo hoy, sé que mas tarde negaré haber escrito esto) ser admirada, idolatrada, adorada.

Aunque en realidad nada tiene eso que ver con el amor, ya no me está gustando la idea tanto.
Si lo pienso despacio, prefiero alguien que me ame exactamente como soy, así con todos estos defectos; con mi pelo largo y enredado, con las uñas mordidas, la montaña rusa que suponen mis estados del alma, mis canciones revolucionarias, mi ropa desastrosa, mis poemas, mi peso, mi estatura, mi desorden, mi amor por los perros, mi pésimo oído para la música, mis despertares terribles, mis sandalias sin tacón, mi tatuaje, mis ojos que cambian de color, y mil cosas correctas o incorrectas más. Quiero que me ame así, con alevosía, y me haga sentir como si fuera una muñeca rubia de piernas interminables y muy muy interesante.

Estas cosas pasan sólo en Domingo... mañana se me pasa, lo prometo.


Así te amo (De "Otros lugares")

Mi amor:
Lo nuestro no tiene futuro. Tu aún no lo sabes, y yo te oculto el secreto. Nuestro futuro está muerto como un bebé perdido, como un feto asesinado.
Y que feo nuestro futuro amor, y tú aún sin saberlo.
Y yo sé mi amor que mañana nosotros no existimos (qué triste es saberlo). Pero lucho por nosotros y estiro las noches, y que felices somos teniéndonos (tan lejos); y como te amo, y que hermosa es tu voz, y mi piel, y mi pelo, y tus manos, nuestros besos, nuestros gritos. Que hermoso es tenernos sin tenernos (aunque tu no lo sepas) y sentirnos tan vivos.
Y qué lindo es ayudarte a crecer, a veces a empujones y otras veces a gritos o en silencio, con la triste esperanza de que tanto crezcas que me olvides, y así nunca tener que decirte que nuestro futuro está muerto, y que así nunca sufras el dolor que produce amarnos.

No hay comentarios: