10.7.03

Caos

Entre otras cosas, la teorí­a del caos dice que cuando una mariposa aletea en Madagascar, sus vibraciones repercutirán en Alaska.

Siempre me ha parecido algo muy poético. Pero no todo son mariposas batiendo las alas. El caos me dice que tus botas negras han pisado de nuevo el asfalto a 8.506 kilómetros de aquí­, porque la onda expansiva me ha proporcionado un golpe seco en un lugar indefinido de mi interior. Luego respiras, y casualmente me falta el aire en el cuarto a pesar de tener las ventanas abiertas. Y lo peor son las noches; cada vez que tu parpadeas enfrascado en alguna conversación, mis pupilas se dilatan en la oscuridad y mis ojos se niegan a cerrarse. Maldito caos con traje de insomnio, maldita diferencia horaria.

Ahora mismo abro ligeramente los labios y expulso despacio el humo de este cigarro que me acompaña. Si alguien ha podido sentir como si hubiese una mariposa aleteando cerca de su oido será que el cí­rculo se va completando. Si alguien lo ha sentido que no lo guarde en secreto, quizás eso me ayude a mitigar el dolor de sentir que en este preciso momento esas estupidas botas negras corren sobre una carretera a 8.506 kilómetros de aquí­.


Como son las cosas. (De "Otros lugares")

He estado en el país mas chiquito del mundo, y creo que de tan chiquito se me coló en el corazón.
He estado entre los brazos mas grandes del mundo, y creo que de tan grandes no supe salir de ellos.
He visto el árbol mas verde del mundo, el volcán mas bello, el cielo mas azul, los ojos mas abiertos, los labios mas carnosos; he respirado el aire mas caliente, he bebido coco, he comido maíz y mango, he escuchado las palabras mas bonitas, he susurrado el grito mas profundo. He visto la luz mas cegadora, la gente mas triste, la gente mas alegre. He descubierto sueños, he soñado pesadillas.
He estado en el país mas chiquito del mundo. He estado entre los brazos mas grandes del mundo.
Y mira como son las cosas, me he tenido que marchar.


No hay comentarios: