19.12.03

Y qué mas da

Quédate un poco mas de tiempo, escala mi geografía, colonízame, duerme sobre mi piel.
Sé que cuando me robes la última gota de alma seguirás caminando.

Qué mas da, si soy lugar de paso...

14.12.03

Desde aquí

Llamo, nadie responde. Le llamo, nadie responde.
La distancia hace que todo comience a parecer irreal, guardando cada acontecimiento en una caja de galletas. Vida clasificada, acontecimientos que se suceden con rapidez de tren expreso.
La noche vuelve a ser un lugar peligroso y contraproducente, igual que en el pasado. Soy ella, aquella que me asusta y me gusta, aquella que reía y no te conocía. Aquella bomba de relojería que cantaba canciones tristes bajo las estrellas.
Al final consigo romperme del todo. Tras una gran lluvia interior, lluvia de tequila ardiente bajando en cataratas por mi garganta, los restos de mi corazón estallan. Necesito que me amen, es tan triste y tan punzante que decido que necesito dejar de tener esta necesidad.
Quizás deba pintar mi alma de negro, hacerme mayor. O quizás no debería volver nunca. Nunca.
Después me duermo. Sueño que él me ama; me ama con tanta rabia y tanta fuerza que logra secar todo el atlántico. Aunque parezca imposible.

11.12.03

Da miedo

Contigo nada es trivial. Contigo el mundo se hunde y se rearma, cada retazo de minuto, cada bocanada de humo, cada partícula suspendida en el aire son una lucha, una pelea.
Contigo hay que ser tierra y aullido, hay que ser rabia.
Da miedo amarte, mi amor.

9.12.03

Comienzos

El dice que no quiere que se le haga muy tarde, sin saber que siempre es tarde para mí. Por mucho que lo intente, siempre es tarde tarde. Alcánzame, utiliza tus alas y llega a mi, en el momento justo de pintar sobre mi piel las palabras que quieras inventar.
Y si no vas a venir deja que de algún modo te lleve.
Comienza el viaje, con un par de botas impacientes y un libro de poemas sobre sábanas blancas… Parece un buen comienzo.

8.12.03

Dos o tres cosas

Ya es oficial. Estoy de vacaciones.

Hace un rato, al llegar a casa, Febe me ha recibido así. Ha decidido llevarme de viaje a ver si resucito. Quiere que veamos mundo. Y yo no he podido negarme...


Trataré de acercarme de vez en cuando a un pc y contar algo aquí. Mientras, dejo algo para leer:

No suelo hacer recomendaciones así directamente, pero hoy he descubierto Crónicas hoteleras. Y la verdad, hacía tiempo que no me reía tanto al leer algo. Claro, que puede que solo sea que me siento reflejada en esos post; porque, lo confieso, soy uno de esos "Homo hoteliensis semicuerpo". Qué vamos a hacerle...


Y por supuesto:



Y nada mas... Me voy a hacer la mochila y a escribir la carta a los Reyes Magos.
Besitos volcánicos.

5.12.03

Desde que estoy muerta

Desde que estoy muerta escribo poco y mal. De eso ya ha tenido que darse cuenta todo el mundo.
Desde que estoy muerta todo me resulta extraño, nada me extraña, me duelen las sienes, tengo frío y al hablar las palabras me salen de afuera hacia dentro, así que no consigo que me escuchen.
Desde mi muerte duermo mal, me asusto con el ruido de mis huesos rechinantes y el dolor que produce tener el corazón congelado (da punzadas, como cuando tienes agujetas).
Desde que estoy muerta me crece el pelo mas deprisa, y ya casi lo arrastro como las novias el velo.
Desde que estoy muerta nadie se acuerda de mí. Es más fácil olvidar que acordarse y dar señales de ello. Quizás la gente que olvide sea mas hermosa, apenas sin huellas, sin rastros ni cicatrices. Yo nunca supe olvidar, ahora ya da lo mismo porque soy un cadáver, pero debo ser un cadáver muy feo, todo lleno de remiendos y agujeros.
Desde que estoy muerta da la sensación de que no estuviera. Los días pasan fácil sin mi, sin ti, sin nada que altere el simple deslizarse de las horas por las agujas de mi reloj parado.

2.12.03

*#!!¨/%!!*":^[¡!

No necesito promesas, pero hay quien se empeña en prometer cosas que no va a cumplir. Pues como alguien mas me prometa algo que no piensa cumplir....

Yo... *#!!¨/%!!:^[¡!

A oscuras

Amanda dice que el blog está a oscuras. No sé que pensar...
Puede que sea cierto y no me haya dado cuenta. O puede que todas las palabras mas o menos bien juntadas se me hayan ido de vacaciones y hayan apagado la luz de mi cerebro al salir...


1.12.03

Carrera

Como Alicia seguía al conejo, hoy estado corriendo detrás de las horas. No he logrado alcanzarlas. El tiempo parece ir mas deprisa que yo, y no estoy preparada.

30.11.03

Desesperanza

Estaba cansada de esperar a que sonara el timbre; nadie iba a visitarla.
Una mañana de pura rebeldía arrancó el maldito aparato y dejó muda su puerta.
Poco después murió de desesperanza, con el corazón totalmente deshabitado.


fotografía de carqueja del monte

28.11.03

ROMEPAV

Es como si no quisieras que por ti pasara el tiempo, o como si te rieras de su paso clavándole tus ojos de gato.
Lo que si queda claro es que llegaste para pasar por el tiempo. Y dejar la huella de tu pie.
Yo creo que llegaste para construir, para tejer futuro.
Es por eso que aún hoy, celebro este día. Porque sigo creyendo que contigo comenzó una cuenta atrás.
Feliz cumpleaños y H L V S...

26.11.03

Ciudades

Tengo sensación de inmovilidad, es como si estuviese atada al suelo y amordazada. Solo puedo mirar cosas que se acercan y cosas que se alejan sin intervenir en ninguna.
Igual me sucede con las ciudades; parece que son las ciudades las que van y vienen, más que habitar yo las ciudades, las ciudades me poseen durante un tiempo; después me olvidan.
La ciudad de San Salvador, con su belleza deslumbrante me tragó. Literalmente. Me hizo suya de un modo obsceno y posesivo; después me ha ido olvidando de tal modo que ya solo puedo ser extranjera en sus calles.
Otras ciudades me han tenido durante un tiempo y de vez en cuando me retoman, unas con mas intensidad que otras. Ahora se acerca Madrid, la veo dibujarse despacio en mi horizonte a medida que los días se consumen. Me pregunto qué va a darme y qué a quitarme esta vez.

24.11.03

Post políticamente incorrecto



Yo fumo, no sé si ya lo había dicho antes. El caso es que, bueno, soy culpable de uno de los delitos mas perseguidos últimamente por la sociedad.
Mi madre fumaba hace mucho tiempo y yo no, después yo fumaba y ella no, luego fumábamos las dos y ella me daba cigarros, y parecía que nos llevábamos bien. Mi padre siempre ha fumado; da igual la foto que mires, él siempre fumaba. Ahora mi madre no fuma otra vez, así que es mi padre quien me da cigarros, y da la impresión de que nos llevamos bien.
Dicho así podría parecer que sólo me llevo bien con la gente que me da cigarros, pero no es así, porque la mayor parte del tiempo me llevo bien con mi madre, mi hermana y mi abuela, y ninguna de ellas fuma. Pero es diferente. Fumar con alguien es considerablemente mas entretenido que no fumar con nadie, porque parece que ese simple hecho ya te da una excusa para charlar un rato; y no para que cada uno diga lo que se le pasa por la cabeza de modo inconexo, que por otro lado es lo que suelen hacer las familias.
El caso es que mi padre y yo nos dedicamos a cometer el pecado de fumar juntos y armar más humareda que nadie durante algunos minutos al día. Y nos parece bien eso de ser una especie de fugitivos que no corren.
El alcohol también es legal, pero no está tan perseguido como el tabaco. Puede que dentro de poco salgan en los periódicos las fotos de los diez fumadores mas empedernidos del mundo con la frase SE BUSCA debajo, y puede que allí esté mi padre, y mientras alguien seguirá bebiendo mucho, pero nadie se preocupará.
No lo sé. Yo fumo, ya lo he dicho, y también he dicho que hay gente que bebe mucho; pero al resto de la sociedad no-humeante le parece rematadamente mal lo mío, incluso le gustaría echarme de algunos sitios. Pero el caso es que cuando termino un paquete no golpeo a mi hermana, ni se me ocurre cargarme el coche contra otro coche; y a mi padre y a mí se nos entiende perfectamente cuando hablamos.

(Del libro "Cuaderno de Ondine" de Febe)

20.11.03

Lo confieso

Mañana veré a S. Hace ya mucho que no veo a S.
Desde que me mostró su rabia todo se rompió. A S ya no le gusta ver como pasan las horas en mi reloj. Pero mañana le veré, a pesar de todo, por culpa de esta sensación de que le echo de menos.
Hará un mes que le ví­ por última vez, entonces ya estaba todo hecho añicos, y la noche resultó una extraña noche de borrachera en la que no me atreví­ a desatar ningún nudo por miedo a S.
Nunca antes me habí­a dado miedo S. Ahora no se si ya no le quiero o si se me olvidó cómo se decí­a su nombre con ganas.
Mientras llega mañana me muerdo las uñas. Mientras, me siento un poco asustada. S era un ángel, ahora no sé qué es, parece un amnésico que recuerda demasiadas cosas.

Escritura automática

No es cuestión de olvidar, es cuestión de resucitar, como una planta que se ha secado por el calor. Ser cielo e infierno no es fácil, pero nadie dijo que lo fuera.
Cuando me sube la fiebre no puedo mas que arder, cuando me enfrío soy un témpano de hielo.
Nada es lo que parece, y a pesar de que digas que estás aquí, hace días que te has ido. Lo sé porque comienzo a escuchar todo aquello que te callas. Tus palabras significan lo contrario de lo que dicen. La ironía de la huida, de las llegadas a la línea de salida. Siempre hay alguien que se marcha. Siempre.
¿Quién construye las imágenes hermosas? ¿Quién fabrica la belleza como quien teje un tapiz perfecto?, ¿Dónde van las cosas que olvidamos? Quizás se queden dormidas en algún lugar oscuro del subconsciente o salgan ahogadas en lágrimas.
Hace días que no veo volar mariposas de caramelo, que el cielo no es malva, que las alas son simples objetos inertes anclados al asfalto.
Si no fuera por dos o tres placeres que aún no he perdido me habría ahogado en este mar de lava helada.
Yo ya no me engaño. No puedes ser la persona que tu quieras tan solo por llevar su ropa. Un agujero es solo eso, un hueco vacío. Los cigarros a media noche se consumen mas deprisa, las velas solo son ilusiones de hogueras.
Tal vez tu y yo no existamos.

*De fondo se escucha a Sabina destilando la esencia de la melancolía. "Con la frente marchita".



Espero que nadie trate de darle un sentido a esto. Tan solo es mi cerebro a presión. Su sonido es ininteligible. Sonido sin sentido.

Desiertos

Una playa sin mar es tan solo un desierto.
Sin tí yo solo soy un puñado de sed.

18.11.03

Hogueras

Los encontraron calcinados. Con el corazón hecho cenizas y todas las palabras evaporadas de sus bocas, los ojos se les habían volado. El pequeño hueco que había entre los dos estaba aún tan incandescente que no pudieron separarlos, una brizna de aire habría sido suficiente para hacer que ardiera toda la estancia.
Dieron aliento a su historia de amor como si hubiese nacido moribunda, alimentaron su pasión de tal modo que llegaron a amarse como dos fuerzas de la naturaleza, como dioses, sin límites ni temores. Y sin poder resistirlo se consumieron en las llamas que alimentaban.
Los encontraron calcinados y crédulos, sin documentos, sin nombre, sin pasado. Nadie sabía decir quienes eran, pero todos sabían que después de aquello ya no serían los mismos.

fotografia de Veturian

15.11.03

Parece

Lo bueno de no tener nada es que no tienes nada que perder.
Lo malo es la semilla de la sospecha echando raices.
Lo peor es que las sombras te griten que todo es mentira.

Parece que llueve.

14.11.03

Lágrimas negras

No diré nada.
Hoy parecía que te estabas despidiento. Y a mi no me gustan las despedidas.

13.11.03

Noticias

1.
Estoy de obras. Construyendo una web que tiene y no tiene que ver con esto.
Pretendo invitar a todo el mundo; porque todo el mundo tiene cosas que mostrar, y a mi me gustaría que la web fuera una vitrina donde enseñar todo eso.



Gracias al mago Marcelo por los banner. Tu si que haces las cosas bien.

2.

Por aquí estamos de festival (de cine). ¿Se nota?

Abrazo

Hoy tuve que abrazarte. Fue extraño y cotidiano.
Quise abrazarte aunque me daba miedo.
Y por un momento me hice el cuerpo de ramas, de enredadera; los brazos de algodón, el cabello de plumas. Soplándote aliento de olvido, susurrándote horas borradoras.
Te abracé a pesar de los temores y las reglas.
Igual que si hiciera frío, como si sobre nosotros lloviera, como si estuvieras desnudo, igual que si la tierra temblase.
A pesar de las distancias, la presente y la futura.

11.11.03

Deshoras

A veces
pienso en ti
en lo que pudo ser
en tu ternura presa
en las deshoras.

(Claribel Alegría)

10.11.03

Señales

No me preguntes por qué llevo un abrigo cubierto de nieve si aún no ha llegado el invierno. Tan sólo puedo decirte que las señales a veces son engañosas. La luz al final del túnel puede resultar ser solamente una bombilla triste.
Comenzaba a entender que me deseaba... bombillas... o menos aún, luciérnagas moribundas...

Fotografía de Darío Rial

8.11.03

OINMOSNI

Es un hecho. No puedo dormir. Sé que esta noche será larga, como cuando sujetas un chicle entre los dientes y estiras, estiras... Horas de goma.
Insomnio por culpa de dos o tres bolas que rebotan contra las paredes internas de mi cerebro.
Insomnio
¿Me estaré volviendo loca?

6.11.03

Fiesta de disfraces

Una explicación estaría muy bien, pero de momento tan solo puedo decirte que no lo sé. No sé porque pareces dos, tan diferentes que no comprendo a cual de los dos me estoy acercando, a cual de los dos creo, cual de los dos es ficción y cual realidad. Ni sé porqué yo ya no me acuerdo de cómo ser la misma.
Ante tanta confusión me entran ganas de esconderme, confundirme con las sombras que hacen mella en el quicio de mi puerta cada noche. No aspiro a ser cuchillo para ti, ni siquiera estrella de mar o beso de buenos días; solo quiero un espacio dentro del espacio que tú habitas. Y si no queda lugar para mí, pídeme que haga las maletas, o que observe del otro lado del cristal; pero no sigamos con esta fiesta de disfraces.
Solo soy una sombra con un hueco, me creas o no, no sé cómo creerte.

2.11.03

Partido de dobles. De silencio contra fuego.

Cuando uno se queda solo como el viajero sin patria, y los fantasmas se vuelven tan cotidianos que pierden hasta el nombre, es hora de cierre.
Con la sensación de que cada palabra que empleo es un objeto sin vida, sin significado, con el sentimiento de que cada frase es una piedra inmóvil, sin dirección alguna; así desde hace un tiempo. Tratando de flotar, de no ahogarme cuando llegan olas.
Cuando llamo a la puerta y nadie contesta, cuando la hoja en blanco solo logra teñirse de tinta emborronada, quizás sea el momento de quemarlo todo.

Quizás deba irme. Prender fuego a cada día volcánico...

Dejo algo que no pudo ser. Un domingo de disparos sin respuesta.

Te pienso

Te pienso dormido. Como si te hubieran fusilado, sin brazos ni piernas, sin mirada, con la cabeza arrepentida sobre mi pecho y las manos rendidas meciéndose al compás de mi respiración.

Te pienso trazando líneas en mi vientre con tu aliento. Trazando líneas de sueños lejos de esta cama y de mí.

Y es entonces cuando me habita el deseo. Quisiera beberte, tragarte entero y darte a luz; como si siempre hubieses sido mío.

Panel

Pues llegó primero de Noviembre, y ya está terminado el panel de palabras. Gracias a todos los que me han regalado una.

31.10.03

A pasarlo de muerte

Resaca

Acércate despacio. Quítate las palabras y el abrigo y ven vestido con tu piel a cubrir mi cuerpo. Encendamos un fuego con las yemas de los dedos.
Ven a pasear por mi piel y deja que dibuje tu contorno.
No pidas permiso, retemos a las horas, sorprendamos al sol prendiendo el amanecer enredado entre mi piel y tus manos.
Me dejas deseos de serpiente, de caracola que quiere enroscarse, treparte despacio desde tus pies hasta tu boca.

fotografía de Jan Saudek

30.10.03

Runa

Me siento tierra, roca, fuego, playa.
Habítame, muéstrame el cielo o el infierno. Pero no me dejes indiferente. No quiero que me golpees y retrocedas, ola. Quiero que seas tormenta sobre mi territorio.
Una voz ancestral está ensayando cantos de sirena. ¿Puedes escucharla?

Les pregunté por tí y esto es lo que me dijeron..


29.10.03

Desaparecer

Paso atrás. Me siento tan cerca de ti y tan vacía por tu ausencia, por las paredes que nos dividen.
Besé sus labios, probé su sabor pensando en ti.
Es tiempo de ser caracol, y esconderme dentro. O huir. O quedarme muda. O convertirme en polvo y desaparecer... pero no más cerca, ahora no, tu no existes, tu no estás.

28.10.03

Dicen

Dicen que el paso del tiempo tiene un efecto sedante; que es como el mar limando las aristas de las rocas.
Que el tiempo todo lo cura y amaina las tormentas.
Asomada al silencio, mirando mas allá del interior de mis pupilas puedo ver un grito agarrado a la garganta, y tormentas, tornados, furia, fuego.
Siento un animal agazapado y el rescoldo de una revolución, la semilla de una guerra, el aullido de un beso, el latido de una semilla dispuesta a germinar.
También dicen que un cubo de hielo no apaga una lengua de lava.
Sigo en llamas, en carne viva, a flor de miedo, en el ojo de la tormenta.
Trato de olvidar, pero siempre, irremediablemente, se me hace tarde.

¿Quién dijo que todo está perdido?

Cada vez...

...que apareces tengo miedo.
Miedo de tus palabras. A pesar del tiempo y la distancia.
Y es que no has aprendido nada, o quizás sepas demasiado.

23.10.03

Nota



Dejo una canción. Hasta la vuelta.

En el camino

En el camino, así estoy. No me preguntes qué camino, ni dónde, ni hacia, ni cómo, o porqué. Ahora solo conozco el desde.
He despertado y la luz dolía, el aire cortaba la piel. Estoy viva, es algo extraño, pero es. No puedes hacer nada, estoy viva y tu ni siquiera estás. No es que vaya a reprochártelo, es solo que no quiero que esperes que te ame, ya no puedo amarte, solo puedo sufrirte y desangrarme, o puede que ni eso.
El camino es largo o corto, te lo diré cuando llegue si para entonces no me quedé muda, si para entonces soy consciente de que he llegado.

22.10.03

El océano Pacífico

puerto de La Libertad

El océano pacífico susurra palabras como besos. Él me conoce.
Entrégale el mensaje, dile que sigo siendo deriva y que mis ojos encierran su sal y su agua.
Dile que aunque no volvamos a vernos el oleaje no deja de romper contra mi piel...
Al océano Pacífico le gusta que le hablen en los días de lluvia y las noches sin luna.

21.10.03

Velvet night

Danae de Klimt

Cuando la distancia me grita necesito encontrar el silencio que guardas dentro de tus ojos.
Cuanto mas lejos, mas te nombran mis brazos.
Cuanto mas miedo y confusión, mas deseo tus palabras de laberinto.
Noche de terciopelo. Y yo queriendo ser caracola enroscada en tu cuerpo de roca y mar.
Hay algo terrible en este juego de distancias, sombras y ventanas que se abren.


20.10.03

Recuerdos musicales

Ayer me dijiste que no me obligara a escribir cada día si no tenía algo que decir. Hoy me has escrito algo precioso. Bien, me quedé sin palabras; así que me quedo con tus palabras y una canción que me han traido a la memoria. Recuerdos en forma de una canción de los Mejía Godoy. Que cosas... Qué momentos... Una burbuja de tiempo incierto, hermoso, perfecto.



Para luchar y quererte

Te amo en la extensión del día
De la palabra vida al verbo comprenderte
Te amo con la misma alegría
Que vemos avanzar el futuro del pueblo
Reclamo cuanto dura el momento
De ser feliz al fin, de vivir plenamente
Reclamo para ti, para mí
Un espacio de sol donde no quepa la muerte
Reclamo para ti, para mí
Un espacio de sol donde no quepa la muerte
Te amo en mi tono mayor
Optimista es mi amor
Y mi dicha consciente
Explico que la lucha no es
un obstáculo real para todo lo nuestro
mas bien en la lucha nació
este amor que creció en mi pecho y tu vientre
la razón, la sencilla verdad,
la sencilla razón de luchar y quererte
la razón, la sencilla verdad,
la sencilla razón de luchar y quererte
Te amo en la extensión del día
De la palabra vida al verbo comprenderte

Para luchar y quererte (Mejia Godoy)


Fue Culpa de otro

No podí­a esperar mas tiempo. Bueno, él me dice que es un boceto, pero a mi me da igual. No espero.

Mi muñeca Febe y yo (Febe mas o menos de carne y hueso) estamos encantadas de que alguien como Culpa de otro haya hecho un dibujo asi de bonito de nosotras en nuestra pose mas terrible... Gracias!!!!!!!!!





Algún día os cuento la historia de Febe y su boca cosida...

19.10.03

Contradicciones

Tu levantas la vista y el sol ciega tus pupilas. Mientras, yo enciendo velas al amparo de la luna.
A veces nuestras palabras son absurdas como peces arrastrándose entre la maleza. A veces tu dices cielo y yo no sé qué comprender.
Todo y nada está prohibido entre nosotros. Todo y nada tiene sentido. Y lo sabemos, los dos lo sabemos.


He pisado mi sombra

Las horas han pasado despacio, como si esta noche no tuvieran prisa por ver el sol; las he visto pasar, sentada en mi sillón, con los pies descalzos y el pelo suelto. Me hacía compañía el humo del insomnio, ese que dibujo poquito a poco con cigarros encendidos, brillantes como teas en la oscuridad de la casa.

Estaba fija en mi sombra que danzaba dejándose llevar por el hipnótico ritmo que marcaban las llamas de las velas; mi sombra brincaba alegre, ajena a esta pesadilla de no dormir. Justo cuando comenzaba a contonearse quise acercarme a la ventana, y no pude evitarlo, la pisé. Fue una sensación extraña, hacía tiempo que no pisaba mi sombra y creo que ella se asustó. Y es que cada día mis pies están mas cerca de ella; desde que no vuelo mi sombra y yo nos acercamos mas y más.

Y fue mi sombra la que me preguntó los motivos, quizás molesta por el pisotón.

Cuesta trabajo volar. Ahora llevo mas carga en los bolsillos y en el alma. No es que sean grandes cosas, pero sí una suma de unas cuantas cosas chiquitas.
Tengo, como ya te he contado, el humo de las horas despierta; ese que pretende llenar de dibujos, como quien hace sombras chinescas, las horas que robaba al reloj cuando dormías a mi lado, esas horas que se evaporaban con el calor de tu respiración junto a la mía, las mismas que se deslizaban por el hueco que se producía entre tus ojos cerrados y los míos que te miraban dormir.
Tengo el peso de miles de besos. No son cualquier beso al azar, son exactamente los mil besos que definían la extensión de tu cuerpo bajo mi boca; mil besos lentos, cálidos y húmedos. Mil besos cada día. Y eso sin contar los besos de buenos días o los besos despistados entre horas, esos a veces consigo ahogarlos en mi taza de café.
Tengo palabras importantes y triviales, frases hechas y oraciones cotidianas, esas con las que te decía “te amo”. Un “abrígate”, “no olvides tus llaves”, “hace buen día” o “se está haciendo de noche”... No sabes como lastran cuando se dicen vacías de contenido.
Tengo caricias pegadas a las palmas de las manos, en la punta de los dedos, que ni con la fuerza de las olas he logrado que se fueran. A veces alguna se me cae al suelo y se hace añicos, pero casi es peor, las esquirlas se quedan clavadas en el corazón y duele.
Y así tantas cosas pequeñas... como el café solo, el silencio que producen tus nudillos al no tocar a mi puerta, los perros ladrando, los charcos estallando bajo mis botas. Cosas tontas que tiran de mí y acortan la distancia entre yo y mi sombra, como si la gravedad fuese la ley física más cierta. Precisamente la gravedad... la de veces que nos habremos reído de ella...

Las horas han pasado despacio esta noche, y yo no quería pensar en ti, pero creo que las pequeñas cosas me han poseído, y me han introducido en sus sueños hasta pisar el camino que llega directo a tu recuerdo.

No quería pensar en ti, pero después de todo he querido contártelo; aunque tu no vayas a saberlo nunca, y tus horas corran alejándose de las mías, sobrevolando tu sombra.

18.10.03

Cenizas

Su voz en la madrugada:
- Te extraño
Algo crujió dentro de mí, se resquebrajó la estructura.
- De veras que te extraño
Cedió el techo y la lluvia comenzó a caer helada, como agujas muy finas taladrándome la piel.
- ¿Qué puedo hacer?
Todo en pedazos, tocando el cielo y el infierno. Como en una falsa primavera, los pies descalzos sobre miles de flores secas.
Y lágrimas, y sangre y confusión.
Y es que a veces las palabras son tan peligrosas como las balas, y su eco queda como un residuo difícil de borrar en la memoria.


16.10.03

Humo

Pensamientos...
Desaparecer, correr y esconderme...
Sentirse humo es como no sentir nada.

15.10.03

Carta a mi chico pálido

Puede que estés triste, me transmites sentimientos de marea baja y velas apagadas.
Nada está bien y nada puedo hacer para mejorarlo ni empeorarlo, y esta nada es una nada fea, de cristales blindados y corazones ensangrentados.
No quiero que estés triste, lejano o sin fuerzas para caminar; no me gusta porque entonces todo se vuelve deseo de silencio compartido, de brazos enredados, de besos borradores.
Y eso está prohibido. Porque tu eres mi chico pálido, que me mira inalcanzable, con los ojos melancólicos y el alma sellada. Tan lejos siempre, tan callado...

14.10.03

No mas lágrimas

Siguiendo a Amanda, y a mi estado de ánimo.

Silencio, he oído una voz
es posible que alguien se acuerde de mí
no puedo, trágica luz
siento tus ojos ocultos
en nombres, tantos nombres...

Como decía Aute: Y nada más, apenas nada más...

13.10.03

Propuesta

Colecciono palabras, lo confieso. Colecciono todo tipo de palabras que pido que todo el mundo me regale. Luego las pongo en un mural y las miro, a veces incluso las utilizo o las presto para acontecimientos especiales.

Llega el invierno, y se me ha ocurrido hacerme una colcha de palabras. O un mural para colocar en la ventana cuando llueva, qué sé yo.

Así que propongo construir mi nuevo mural con las palabras de todos. Enviadme palabras. Como queráis, escritas en Word, sobre una foto, escritas con lápiz de labios y pasadas por el escáner... una palabra. La preferida, la odiada, la exhibicionista, la triste... una palabra. Yo las iré colgando en el fotolog, y a final de mes el mural.

Vuestras palabras a: mi correo.



No leas. Escribe.

Lunes febril

Despierto desnuda, con las sabanas frías como enredaderas tristes, ocupando el lugar que ocupaba tu piel.
Llora mi tatuaje sin tu boca; aún tengo vivas las heridas producidas al quemarme con tus dedos en las noches alegres de guerra y amor.
Y me siento hecha de cristal resquebrajado, al filo de la rotura. Me volví mortal sin vos; me volví perecedera.
Aún hoy no sé borrar del todo tus huellas, y vuelven los recuerdos de ese modo de amar tuyo, como una caracola, envolviéndome de ti, sin límites entre los dos, difuminados el uno con el otro; cómo olvidar tu silencio, ese que aún hoy me acompaña, ese silencio del que estás hecho.
Quizás te amé demasiado, o puede que nunca se ame demasiado, ni se olvide lo suficiente.

12.10.03

Partido de dobles: De distancias y puentes.

Y de vez en cuando ellos lo intentan... Ella lanzó las primeras palabras y él respondió.

Te querría.

No siempre es suficiente arder, sentirse herido por el arma de una voz.
Nunca es demasiado desear como flores que chorrean polen, vida.
No sirve de mucho que mis manos te llamen, que en mi espalda descanse tu nombre, que mi tatuaje grite la ausencia de tu calor.
Te querría. Te querría aquí y ahora.
Como un desierto en llamas, como volcanes escupiendo lava en la noche. Espero tu deriva y tu naufragio con la piel hecha de arena.
Pero hoy, hoy no basta con cubrirme con palabras. Hoy te querría. Te querría a mi lado.

(Febe)

Puentes.

Puentes...
insulto procaz a las distancias.

Puentes...
unido de melodías despegadas de tu espectro movedizo, brillante y fugaz.

Puentes...
que me dejan inquieto y ávido del hecho concreto de tu voz.

Puentes...
que destruyen el silencio y el rencoroso efecto de sentirme incierto.

Puentes...
que propicias desde enfrente a cada poesía, a cada canción.

(Marcelo Neyra)

Mensaje oculto

A ti, que no leerás esto.
En un día como hoy... tus raices florecen...
Confío en tu "h.l.v.s."

11.10.03

C. dice

Días de tormenta

Ha terminado el beso y... se hace difícil la vida!

Como en un caparazón, tras un muro, en una cueva secreta. Así te voy encontrando en los días de tormenta. Como dormido, como ausente, como si el alma se te hubiera volado.
Y estar contigo es fácil y difícil. Me tienes el cuerpo y el pensamiento escrito con tu nombre, en cada rincón aparece un pedacito nuevo de ti. Te prefiero con la sonrisa teñida de nubes, como jugando, prefiero los días tranquilos de sueños y palabras. Pero si te llega la tormenta no busques refugio, no busques otro refugio que no sea cerca de mí. También quiero tus tormentas. Puede que aún no lo hayas comprendido...

10.10.03

Mi vida

Mi vida.
Cuando lo dices no sé qué quieres decir, o no sé qué quiero entender cuando lo dices.
Mi vida.
Será sencillo cuando lo vea escrito en tus ojos. O no.

9.10.03

De momento

De momento las farolas persisten en su insomnio.
De momento la arena cede bailando sutil bajo la caricia del viento.
De momento los pájaros abren sus brazos en cruz y se deslizan tocando las nubes.
De momento el asfalto nos mantiene sujetos a tierra firme como un imán que no hace distinción entre personas, perros o autobuses.
De momento las horas desfilan ordenadas al compás de la maquinaria del reloj.
De momento la rutina, tan parecida al sueño obligatorio de la muerte.
Hasta que llegues tu, y no otro. Y todo funcione al revés, los días sean sorpresas robadas al reloj que tendrá un compás diferente a cada rato. Y yo sepa que eres tú porque entre todas las frases que se dicen en un día, sabrás pronunciar exactamente esa que esperan mis oídos; y al acercar nuestros abrigos para saludarnos nos sentiremos desnudos y encendidos.

Me pregunto quién serás...

7.10.03

Martes de sol

He estado cosechando, retales de felicidad y trocitos de melodías. Hoy el día ha sido casi perfecto, suave.
He estado llenándome los ojos del color del cielo, y el alma de fuego; los voy a guardar en una cajita dorada para mostrártelos. Hoy deseo cubrirte de calor y que tu piel sea mi casa.

Aún me queda un día lejos. Después la vuelta con la maleta llena de viento y de deseos de palabras compartidas. Volveré el jueves, un buen día para volver.

5.10.03

Partido de dobles. Nuevos jugadores

Domingo. Partido de dobles.
El y ella ya no son los únicos que ocupan la pista. El tiempo que pasa y el vacío de lo cotidiano se enfrentan contra las palabras de ellos dos.

Por el momento ganan los nuevos jugadores...

Carta urgente escondida en un cajón

Te diré la verdad, hay días en que puedo vivir sin ti, días en que prefiero no escuchar. Otros días no sé qué hacer con tanta ausencia y tanta distancia, las horas se me caen de las manos y se hacen añicos contra el suelo.
Sabes que me hice daño por andar descalza, y ya no puedo quitarme la piel. Sabes que me sacaron el corazón a mordiscos, y al pedacito que quedó le esta costando reponerse del miedo.
No sé si sabrás que a veces ni siquiera quiero quererte. Pero otras veces, como hoy, solo quisiera ser parte de tu cuerpo, y de tu alma, encajarme en tu espalda como una pieza de tu rompecabezas y amanecer ahí al lado de tu piel; que escucharas mi silencio, que me cantaras la melodía de tu respiración, y nos acariciásemos, como si afuera no quedase ni un resquicio de cosas importantes, curados de los desastres cotidianos.

fotografía de Ben-Arieh

4.10.03

Una mitad. por Carqueja.

El cazador de imágenes viene de visita, y deja suspendidos en el aire retales de belleza.





La niña mira y sonríe. Gracias por prestarme tus palabras...

3.10.03

He estado pensando

Que quizás si hacemos un cordón... trenzando todos los adverbios de tiempo que conozcamos, anudando cada tramo con los adjetivos temporales, lo cosemos con agujas de reloj y en los extremos colocamos un calendario. Quizás tirando con fuerza desde cada uno de los extremos, podamos solucionar nuestro "temporal" problema.

¿Qué es la verdad?

Despierto en medio de una tormenta. Me siento cansada y vacía, en el centro de un huracán que me va tragando irremediablemente.

Demasiadas preguntas, fabricada de dudas, con las muñecas atadas por un cordón de mentiras. ¿Qué es la verdad? ¿Dónde está ahora? ¿Qué quieres decirme?.

veritat? Wow I'm sick of doubt
Live in the light of certain
South
Cruel Bindings
The servants have the power
dog-men & their mean women
pulling poor blankets over
our sailors
I'm sick of dour faces
Staring at me from the T.V.
Tower. I want roses in
my garden bower, dig?
Royal babies, rubies
must now replace aborted
Strangers in the mud
These mutants, blood-meal
For the plant that's plowed
They are waiting to take us into
The Severed Garden
Do you know how pale and wanton thrillful
comes death on a strange hour
unannounced, unplanned for
like scaring over-friendly guest you've
Brought to bed
Death makes angels of us all
& gives us wings
where we once had shoulders
smooth as raven's
claws
No more money, no more fancy dress
This other kingdom seems by far the best
Until it's other jaw reveals incest
I will not go
Prefer a Feast of Friends
To the Giant Family

(The severed garden. Jim Morrison)

2.10.03

Distancias

Mirando el calendario descubro que aún queda media vida hasta llegar a Diciembre.
Miro el mapa y descubro que no existe deriva capaz de acercar tu continente y el mío.
Miro los tejados y comprendo lo complicado que resulta a veces volar.
Miro sin poder mirarte y entiendo que hoy mi tatuaje y yo naufragaremos en un mar de sábanas frías. Sin poder hacer nada, tan lejos, tan distantes.
Ni el caos está a nuestro favor, creo que va a hacer frío hoy. Alguien encenderá un fuego, pero las llamas no lamerán el aire de este lugar.

Fotografía de Jan Saudek

1.10.03

El poder del otoño

Hay algunos fantasmas circulando por mi casa, algunos han llegado a mi vida hace poco, otros se acomodaron hace tiempo. Los más temibles son mi ángel de la soledad y el perro; les gustan las noches sin luna, se ríen de mí, me dibujan pesadillas en las horas de sueño, o me mantienen despierta a base de un licor de lágrimas que ellos mismos destilan.
Mi ángel de la soledad tiene un par de alas hipnóticas, no puedes dejar de mirar esas enormes alas negras, brillantes, hermosas. El perro es soez, escupe, araña con sus largas uñas y bebe tequila. A los dos les gusta sorprenderme, asustarme, anclarme a tierra firme y besarme en los labios mientras se ríen.
Los temo.
Pero hoy el otoño me ha regalado una respuesta. La temperatura descendió por un tobogán, y el cielo nos ha estado regalando gotitas de lluvia. Ha llegado el otoño, y como quien abre un baúl lleno de recuerdos, abrí la caja negra donde dormían mis botas; como atraídos por ellas, mis pies saltaron dentro, y se encendió la luz.
Los primeros pasos fueron lentos y silenciosos, después un poco más firmes; el aire se espesó, se tensó como una ballesta; el perro trató de morderme los tobillos, pero estaba demasiado borracho, se tambaleó unos metros y cayó cerca de la punta de mi bota izquierda. Ese fue el preciso momento en que mi ángel de la soledad se puso en pie mirando enfurecido las botas, desplegó las alas y de su garganta salió un silencio terrorífico que envolvió la habitación. Hizo el ademán para lanzarse sobre mí, y fue cuando lo descubrí. Las alas de mi ángel no saben volar, esas enormes alas negras te anclan al suelo, te agarran como una tela de araña al pasado, saben lastrar, pero no son capaces de elevarse ni un milímetro. Salí corriendo, nadie supo seguirme.
Voy a correr, correr por la ciudad, correré por las horas y los segundos, por la noche, por el filo de la madrugada; sé que pasado un tiempo me iré alejando del asfalto, y podré volar como antes hacía.
Te prometo que serás el primero al que se lo cuente; tal vez te lleve a pasear por los tejados.


30.9.03

Derivas

Como viajeros de diferentes trenes, que a veces se cruzan y alcanzan a saludarse, como caminos que buscan un cruce, como el momento en el que despiertas y sabes que soñaste, justo el segundo antes de que el sueño se esfume.
A veces pienso en ti en pasado, como si fueras un recuerdo; a veces como una intuición o una promesa que aún está por llegar. Y es que tu y yo nos conjugamos en tiempos distintos; sin apenas ahora. Cuando llegas a mi presente para ti ya es futuro, y yo me acerco al futuro de tus pupilas desde el pasado fugaz.
Cuando tenemos un pequeño ahora no puedo decirte qué pasa. Fuera es como un pétalo que cae a cámara lenta, como el tiempo detenido bajo una campana de cristal; mientras en mi interior se desata la urgencia de absorberte, respirarte, masticarte, atraparte. Tras la coincidencia, continuamos nuestras órbitas, cada uno despedido en su propia dirección.
Hoy quise imaginarte a mi lado, pero no supe. Llovió en la ciudad y mis botas salieron alegres a salpicarse de asfalto. Solo supieron preguntarse cómo sonaría la lluvia agarrándose al bajo de tus pantalones.
Volví a casa con lluvia por todos los rincones, dejando el rastro de gotas por el pasillo, con el pelo más largo y menos sediento.
Traté de contártelo, pero no supe.
Espero un nuevo cruce de caminos; puede que aún me queden restos de esta tarde y tu puedas comprenderlos.
Hoy ha llovido y me he sentido bien tratando de sumar mi día lluvioso a tu primavera. Aunque no lo haya logrado, porque tu y yo nos conjugamos en tiempos distintos.

29.9.03

Esto no es una canción.

Llamas

No llamas
Llamas
Producidas por las chispas
Saltan chispas de mis ojos

No digas sin decir
No hagas
Como si hicieras
Sin hacer lo necesario
No pronuncies amor
Cuando quieras mi sexo

Piensa
No trames
Sin mentiras mi puerta se abre
Cerrada por engaño
Quiero claridad

Veneno
Envenenado
Cuando ofreces chocolate
Para lograr mi lengua
amargas mi boca

Pide
Nadie te lo impide
No hagas como si no te viera
Dame siempre la verdad
Aunque a veces sea fea.

28.9.03

Partido de dobles. Amanecer

El sol rompe la oscuridad. Tras la noche, ella dibuja los primeros trazos de humo; él completa el círculo.

Amanecer por Febe

Pronto el sol lamerá los cristales, atravesará la ventana deslizándose por el suelo; serpiente de luz. Las velas llorosas acompañan el rastro de humo de mi último cigarro.
Suena la música del recuerdo de tu voz, me dejo mecer... sueño, te sueño, te presiento y siento que te espero escondida tras la palabra deseo; con la piel encendida y la luz apagada.
Y ya nada más existe que el licor de tu canción que bebo despacio. Embriagada, tu piel me guía como un faro, transformándome en ola, en espuma. Te busco para ser luz, para incendiar la estancia.
Mi lengua se hace pregunta que busca la respuesta de tu saliva, mi cuerpo busca tus manos, sediento de caricias que arranquen sonidos a la noche. Quiero ser el instrumento de tus horas, las notas que salen del roce ciego de tu cuerpo con el mío.
Mi música se difumina con tu ritmo, y borras mi aliento creando promesas de oleaje. Quiero ser tu casa, mi ombligo te nombra sin palabras, mis pechos le susurran a tus manos caricias de algodón. Camino tu mapa con mis dedos, tensando tus cuerdas, alma de ballesta.
El aire se incendia, se espesa. Y vuelo, vuelo mecida en un columpio de fuego.
Paro el reloj mientras busca mi boca el contorno de tu nuca, mi lengua traza senderos por tu cuello, como notas enlazadas, trazando melodías que buscan tu centro, y ahí me detengo. Ademanes de gata que no pide permiso.

Fotografía de Ben-Arieh

Amanecer por Marcelo Neyra

Arrástrame a la indecencia más pura y bella de tu volcán,
quiero acurrucarme junto a tu sombra y ser parte de tu cuerpo.
En un intento por pertenecer al amanecer
me abalanzo sobre el final de mi canción.
Subo de prisa por el último acorde
y tu voz
se desprende de las cuerdas de mi guitarra,
serpientes de metal que reflejan
la nueva luz sobre el Cádiz,
y ahí me quedo...

Tu cuerpo entero palpita el encuentro,
secuencia que arrastra mi transpiración sobre tu piel,
sabés de la cura y espero tus labios.

Mar que caldea la bruma de lo imposible.
Llego a la próxima estrofa sabiéndome entre tus piernas.
Tu movimientos suaves, intensos, rizan mi cuerpo al borde...
Arde mi alma.
Laceración que calma el ansia.

Levito.
Tu lengua es el acertijo,
mi boca la respuesta,
tus senos el momento.
Encanto de tu sabor más dulce
que exalta el camino hacia un valle de néctar.
Oasis en la tormenta
que persigo con mis labios,
sin olvidar cada extracto de tu piel de arena.

Una vez halado,
cada gota de sudor,
es el jugo de tu cuerpo
que bebo en cada contorno.
No hay prisa y afuera,
el sol cómplice,
demora la mañana.

Ya soy parte de tu cuerpo,
ninguna seda fue más suave.
Intento quedarme con todo,
para luego devolvértelo,
y así volver a empezar...

Racimos de brazas que desatan tu volcán,
licor de tu sexo que me embriaga.
Y ahí me quedo,
junto a tu silencio,
en el humo de tu cigarrillo.

27.9.03

El ángel del silencio

He conocido a un ángel, llegó como una caja sorpresa, y no puedo deciros si yo le buscaba a él o él me encontró cuando yo no miraba.
Mi ángel es el ángel del silencio. Mi ángel es libre porque sus pensamientos no le pertenecen a nadie, y se asienta en la rutina porque no le da miedo volar.
No corre mi ángel; se queda mirando, callado, y su silencio te atrapa, te hace hablar y así se apodera de tu historia, conociéndola cada vez mas, reteniendo tu esencia y haciéndose mas misterioso y desconocido. Una interrogación. Teje espadas con tus sueños, tu pasado y tu presente; por eso es poderoso.
Es un niño que todo lo ha visto y todo lo ha oído; conoce todas las adivinanzas, todas las respuestas y los trucos de magia; lleva un as escondido en la manga y a veces me deja verlo. Me pinta sonrisas, me rompe y me arregla.
Mi ángel tiene un poso de tristeza. Al fondo de sus ojos, si te fijas, puedes ver una semilla de agua de lluvia. Yo imagino que su historia quedo anclada en el pasado, e imagino que alguien vino a encadenarle las alas y le produjo un infinito dolor. Por eso miente; finge ser impasible estatua, protegido por un cristal antibalas; como si nada le tocara y nada le afectara. Pero algunas veces una tormenta se apodera de él. Algunas veces todas las palabras no dichas, todas las caricias atadas, todos los sentimientos escondidos se escapan de su caja de pandora y le tiñen las alas de negro, le encierran bajo siete llaves. Entonces desaparece, y aunque estés a su lado no le puedes tocar, y si le hablas tus palabras no llegan a colgarse de sus oídos. Está perdido, tan lejos como nadie pueda imaginar.
Cuando llega la tormenta me siento a mirarlo; y si me quedo en silencio puedo oír un canto de sirena, oscuro, triste, hipnótico; y si le miro a los ojos puedo sentir cuanta agua salada lleva escondida en el corazón.
Algunas veces le odio, algunas veces le quiero, algunas veces le temo, pero me gusta dejarme acompañar por mi ángel y, en silencio, albergo el secreto deseo de que alguna vez me roce con sus alas y él también se alegre de tener mi desterrada compañía.

* Al amigo que perdí.

26.9.03

¿Y si...?

¿Y si resulta que la luna no tiene cara oculta? ¿a quién vamos a echarle la culpa de todo?
Sólo tu conoces la verdad. Y la verdad, yo cada día me hago una pregunta menos...
Debe ser ese el buen camino...

25.9.03

Afuera

Creo que eran Caifanes, cantaban una canción que decía:”Afuera, afuera tu no existes, solo adentro”. Afuera parezco no existir, creo que estoy hecha de un extraño material fácil de olvidar; mi voz es tan volátil que no se queda prendida el suficiente tiempo a ningún oído, mi piel no deja huella sobre otras pieles, mi nombre se evapora de las memorias...
Estoy hecha de olvidos, retales mal cosidos. Nadie me nombra, poco a poco me iré deshaciendo y me evaporaré.
Quizás me quede adentro. Quién sabe...

23.9.03

La gerencia informa:

Estoy de reformas. Otros lugares y Pistolas cargadas, "alter ego" en forma de blogs, desaparecen; los post los podreis encontrar en los archivos de esta página, en sus dias correspondientes. Así que quien quiera investigar, ya sabe... También estreno formato para el fotolog; por fin encontré el formato ideal. Recién comienzo a subir las fotos, y casi todas ya las conocereis, así que paciencia. Lo bueno es que podreis opinar tambien sobre las fotitos, y el archivo es temático. Y todo, tengo que decirlo, gracias a Stee y su blog. que me han abierto el camino.



Y, claro, tambien gracias a blogia. Pues eso, espero vuestras opiniones.


22.9.03

Acertijo

El tiempo futuro, como cerrojos, como puertas, vacía arena de mis bolsillos, me trae ecos de tu voz.
Aún no te conozco; como una sombra en mi pared te reconozco, y me pregunto a qué viniste. Con miedo a presentirte sentado en mi horizonte, prendiendo fuegos con tu lengua.
Aquí está mi piel, mi tiempo, mis palabras; y espero despierta a que te duermas; para no sentir temor de querer llegar hasta tu orilla para tocar tu piel y descubrir aquello que se esconde tras tus ojos.
Con sed de cosas cotidianas, mis botas se preparan para caminar la ciudad al lado de las tuyas. Espero despierta a que te duermas y susurrar sin miedo mis deseos, las palabras que escondo detrás de la ventana cada amanecer.



A Marney, el misterio, la duda, la pregunta, el imán.

21.9.03

Partido de dobles. Blanco

Sin noticias de ellos esta semana. Ninguno de los dos fué capaz de decir una sola palabra.





Yo, por mi parte tengo la sensación de llegar siempre tarde... espero que sea verdad que cuando en un lugar algo se rompe, en otro algo se arregla...

20.9.03

Desmúdame

Desmúdame que estoy cubierta de silencio. Desmúdame y visteme con tus palabras.

De veras las extraño... tu sabes...

19.9.03

Sombra

Aquí me tienes, sentada en el columpio, tratando de tener la sensación de que puedo volar; pongo las puntas de los pies en el suelo y me doy impulso, el resto es pura inercia, igual que estos últimos días en el punto de mira de tu ira. Inercia, dejándome llevar por el impulso de las horas que marcan si tengo que caminar, comer, dormir.
Estoy un poco asustada debo confesarlo, te siento situado en la trastienda de un fusil cargado de munición, intuyo tu presencia, pero cuando miro no eres tú, no puedes ser tú; ese reflejo no se parece ni a tu sombra.
Es algo extraño ser una niña perdida, extraño y confuso. Intento apretar los puños, pero se volvieron de mantequilla y la fuerza se me escapa entre los dedos como si quisiera retener un puñadito de arena de playa.
Hay una sombra en mi casa que habla igual que tu; me llena de barro las palabras, hasta el nombre me ha pintado de alquitrán; le entretiene enviarme dibujos de niños asesinados y muñecas sin ojos, se divierte contando historias llenas de mentiras que intenta que me crea; y por las noches, cuando trato de dormir, suelta gritos y carcajadas hasta que me acorrala en una esquina del sillón y me hace llorar; solo entonces se queda en silencio, mirando mis lágrimas mientras come palomitas.
No es que esté triste, es que parece que no estoy. Hasta mis botas de salir corriendo no funcionan, creo que se han llenado de agua; y hoy al abrir el armario, descubrí mi vestido de primavera todo ametrallado, en el suelo, hecho un ovillo junto a un charco de pétalos secos.
Y quiero evitarlo a toda costa, aunque presiento cómo el desastre se acerca de puntillas, puedo sentir el olor a miedo, a dolor. Todo me resulta ajeno y cada sentimiento se me va congelando poco a poco; cada vez que soplas tu aliento en mi nuca algo en mi interior se quiebra de puro frío.
Así que aquí me tienes, sentada en el columpio y asustada.
Sólo déjame cerrar los ojos y contar hasta diez, y que al abrirlos todo haya sido una mentira, y yo nunca haya sabido de tu nombre, y tú nunca hayas escuchado la palabra que me nombra. No sigas disparando, tus balas no me matan, tus balas me resquebrajan, igual que el paso del tiempo va deshaciendo las paredes de un edificio en ruinas.

18.9.03

Día de pánico

Día de pánico. El viento se me ha metido por las venas y va enfriándome la piel.
Si alguien estuviera, aunque solo fuese un poquito cerca, al alcance de la punta de los dedos. Sopla el viento y enfría mi interior llenándome de miedo, rompiéndome los mapas y las brújulas.
Alguien me arrancó el corazón y me arañó el alma con sus colmillos afilados; ahora regresa y quiere arrancarme los ojos para llevarse hasta las lágrimas que me quedan.
Hay lobos rondando la casa, y mi ángel de la soledad se ríe mostrándome la ciudad que palpita, me agarra por el pelo, lame mis labios y apura el trago de su botella de veneno.
Me siento como una casa abandonada, como un cielo de tormenta, como una carta perdida que nunca nadie leyó.

Soy ella,hay ratos en los que soy su muñeca rota...



16.9.03

Olvidar

¿Te imaginas tener la libertad del viento que sopla sobre la ciudad, a la hora que quiere, con la intensidad que desea?
Con esa libertad querría poder mirar en los bolsillos de tu mente, y deshacer las costuras que cubren tu piel, meterme dentro de ti, fundirme con tus sueños, tu sexo y tus palabras, quedarme ahí toda la noche; y olvidar, arrancar cada aguijón de memoria que tengo clavado.

15.9.03

Día de la patria

Hoy unas botas resuenan sobre el asfalto en la ciudad más hermosa. Mientras resuenen hay esperanza. Por eso es que las nombro, las nombro...

DIA DE LA PATRIA
Hoy fue el día de la patria: desperté a medio podrir, sobre el suelo húmedo e hiriente como la boca de un coyote muerto, entre los gases embriagadores de los himnos.
(Roque Dalton)

Día para el recuerdo. Alguien no me contará lo que sucedió al final del día. Y siento que hoy mi deber era ...






14.9.03

Ven

Ven ya, ven pronto que quiero dormir y estar despierta.
Ven y enséñame palabras.
Ven que la ciudad espera del sonido de nuestras botas caminando en la noche.
Ven que tengo sed.
Ven ya, ven pronto. Hoy no hay luna.
Ven ya que quiero aprenderme tus ojos.
Ven que soy un manantial de preguntas.
Ven y abrázame, que tengo miedo a que vengas.

Fotografía de Eduardo Segura.

Me siento desnuda...

Partido de dobles. La palabra mas hermosa.

Ella piensa que no debió aceptar el reto esta vez. Hay palabras que no admiten réplica... hay palabras que deberían ser la última palabra, y tras de ellas, tan solo un silencio de admiración.

De náufrago

Seré el forastero que arriba a tu jardín

una noche de luna negra
de tiempos prestados
de letanías tatuadas en cemento
y tabaco confiscado en mis bolsillos.
Llegaré con poca ropa –suele ser un buen disfraz– ,
no me verás aparecer por detrás de tus cortinas,
no formo parte de ninguna procesión
mi camino fue forjado
por tu sombra
que me alumbró una tarde de otoño,
una tarde de calor,
de incienso de mar,
de capítulos por escribir.

Cansado de cumplir condena en el presidio
más ordinario de bocas ajenas.
Llego, también con temor,
llego para saberme en tu cama,
llego al abrigo de tus piernas
llego a tierra firme
después de naufragar en océanos grises
y mareas de silencio

Me tendrás hasta el alba
me tendrás adentro tuyo
y antes del sol
mi último gemido me delatará
y es que vine por vos...

Vine a decirte que
eso que buscás
también esta en mí.
Que es tiempo de nacer,
que el pasado ha desaparecido
que allá, donde se encuentran en secreto,
la luna y el sol
hay un lugar para vos, para mí.
Hay una canción que todavía no termino de escribir,
hay una poesía que te necesita,
hay versos que intento escribir
y vos tenés la pluma
No, no te vayas a dormir.
que ya es casi de madrugada,
que ya estoy aquí.


(Marcelo Neyra)

Silencio

...

(Febe)

13.9.03

Concierto

Hoy no hay post. Hoy en algún lugar de la montaña una voz canta canciones; del otro lado alguien enciende un cigarro, mira a la luna... y el escenario se llena de humo.

12.9.03

Como dos náufragos

Ven esta noche, entra y déjame entrar, cierra la puerta tras tu espalda y ya no recuerdes el camino de regreso. Cuelga el reloj y las brújulas, enciende las velas, y déjame conocer toda tu historia. Quiero descubrirla poco a poco, que cada parte de ti me la vaya relatando. Perderme entre la maraña de tu pelo, besar la curva de tu nuca, tu cuello, como queriendo oir lo que piensas, lo que escuchas. Sabré de palabras que inventaste, cómo dijiste otros te quiero; tu lengua acariciando la mí­a me lo contará, me lo dirá tu saliva, tus labios entre mis dientes.
Me quedaré un rato en tu pecho que hablará de luchas y peleas, de golpes, de sentimientos; bajo mi piel, cuando lo saboree y le dibuje interrogaciones, él sabrá decirme las cosas que no dices con palabras.
Tus piernas y tus brazos me hablarán de revoluciones, de abrazos, de canciones.
Voy a leerte como los ciegos, pasándote la punta de los dedos por cada recodo; te caminaré como los caracoles, con mi rastro de saliva; como mecha, encendiendo cada pequeño fueguito que te arda. Y así­ hasta que te respire y tu seas viento y oleaje, y me golpees los sentidos con la fuerza de la marea, inundándome de olas. Hasta que quedemos en silencio, enredados, como dos náufragos sorprendidos después de la tormenta.


11.9.03

Quiero salvarme

Tengo la sensación de que un poco más, un solo peldaño, y lo logro de nuevo; rodar por las escaleras con los ojos cerrados y los puños apretados.
Una vez leí: “Por ti me siento como alguien que puede imaginar un río, pero no puede imaginar ningún modo de cruzarlo”; creo que hablaba de mí. Tengo mil cosas dentro, soy una cajita llena de sorpresas, lo más infantil, lo mas duro, lo más cálido, sensual, terrible o hermoso, dentro de mí; pero mis puertas parecen cerrarse y no recuerdo cómo dejarlas abiertas.
Querría salvarme. Que alguien me salvara, a pesar de que dicen que nadie te salva.
Anoche con los pies descalzos sobre el suelo, pude notar la fuerza de la gravedad más que nunca; y me dio miedo. Me envolví en humo y deseé que de nuevo me crecieran las alas. Pero creo que esta vez voy a necesitar ayuda.
Querría salvarme, poder abrir la puerta; creo que es sencillo, solo haría falta una llavecita. Si alguien la encuentra, por favor, que no se la quede, la necesito.

10.9.03

Rabia

Rabia porque me pregunto si aún sabrá tu piel a agua, a maíz, a tierra; cómo se pronunciará tu nombre desde otra boca distinta a la mía, hacia donde mirarás; cómo se sentirá ese recodo de tu cuerpo donde yo dormía; cual será el sonido de tus besos, tu boca al despertar.
Como serás ahora, viviendo tan lejos de mi tatuaje, amando tan lejos de mi cuerpo.
Rabia porque te vas y no comprendo el porqué de esta rabia. Rabia porque frente a ti me quedo en silencio, sin valor para decirte la verdad.

Aquí suena "Tu pavada", y me trae algo de esta absurda situación que mantengo...




9.9.03

Te recuerdo Amanda

Y ya debes ir por la vez 1500 que escuchas lo mismo. Puede que sean infinitas las veces en que te hayan dicho que tienes nombre de canción, o que una canción lleva tu nombre...
A mi me pareces una canción, una niña que se mete en líos porque quiere hacer magia, y pasear por las nubes. Y tanto empeño que lograrás tocar los sueños plateados...
Cielo
En fin, que me acordé de ti, Nefelibata.


8.9.03

De pronto apareces

Vuelves y revuelves mi vida. Llegas a mi sediento, aún con la resaca que te dejó mi piel. Te confiesas.
Es justo ese el momento en que ni las paredes se mantienen indiferentes a tu voz, y de pronto recuerdo como era el sonido de tu lengua chocando con la mía, cómo era el olor de tu cuerpo de agua y maíz. Recuerdo cómo simplemente tus pasos, abrían mis alas y disparaban mi corazón en una carrera sin control.
Y soy consciente de que volveré a beber tu veneno, a cegarme; volveré a lanzarme al vacío hasta que sueltes mi mano. Sacaremos las uñas como gatos, y nos amaremos de nuevo como dos caracoles, como dos enredaderas. Después cuando el cielo estalle en malvas y violetas, tu te alejarás con tu andar ondulante y un cigarrillo en los labios; y yo me dormiré con la piel sonriente, el corazón húmedo y la firma de tu lengua en algún recodo secreto. Mientras la ciudad gira, gira...

7.9.03

Partido de dobles. Mensaje en una botella.

En una botella a la deriva él formula preguntas. Ella encuentra el mensaje y abandona sobre una ola su deseo de no encontrar las respuestas.


Cómo será

Cómo será el calor –color- de tu respiración
Cómo será la piel que te envuelve
Cómo serán las ondulaciones de tu cuerpo,
Acurrucado a la orilla del delirio
Cómo tus ojos me verán...
Cómo será tu poesía al amanecer
Cómo será el recorrido de tus labios,
Habrá caminos ocultos, que me lleven hasta el fondo de vos...
Cómo será nacer de tu vientre
Cómo seré el minuto después...

(Marcelo Neyra)

Inmortales

No quisiera respuestas, quisiera la amnesia de aquello que aprendiste y olvidaste. Deseo minutos que encierren modos diferentes, caleidoscopios de sonrisas, silencios, risas, miedos, oscuridad y luz.
Quisiera ser quien te fabrique acertijos, como quien hace pasteles, amasando tus preguntas, horneando las horas, creándote sabores diferentes en cada roce de tu lengua; que a cada momento vuelvas a inventarme, dibujando nuestras pieles, pronunciando palabras que únicamente nosotros comprendamos; y cada noche nos descubramos como islas jamás exploradas.
Quisiera nacer al amanecer, nueva a tus ojos, y que al anochecer las llamas no dejen rastro de lo que fuimos; para así siempre ser preguntas, inmunes a la costumbre, como dos locos, embriagados, que se ríen sabiéndose inmortales.

(Febe)


5.9.03

Restando

Presentí que este no iba a ser un buen año, ahora sé que tendría que haberme hecho mas caso, aunque supongo que cuando todas las leyes están en tu contra poco puedes hacer...
Todo el día apagándose la luz, todo el día lloviendo, todo el día roto.
S ya no va a volver, y yo sigo restando. Más heridas, más arañazos, otro corte en mis alas.
Duele, no sé decirlo de un modo hermoso. Duele y yo ya no sé cuanto tiempo aguantaré sobre la punta del alfiler.
¿Qué es lo que somos?¿Luces condenadas a apagarnos?¿Montones de soledad?
No me gusta...
Cierro por tormenta. Todo está inundado, se me ha congelado el corazón, todo se me ha contaminado. Espero poder volver en un par de días.

4.9.03

Soy el personaje de una novela

Aquí estoy.
Llego asustada sin pasado ni futuro, dispuesta a vivir en un eterno hoy donde nada más cuente que cada segundo que vayamos habitando. Llego desnuda y callada como una hoja en blanco.
Píntame, escribe en mi cuerpo la vida.

3.9.03

Sueños

Soñamos, jugamos.
Sucumbo al placer de acariciarme con tus palabras, enredadas en mi lengua, susurrando aliento sobre mi piel.
Caigo en el delito de darte fuego, de ser mecha y prender entre las sombras.
Es mi alma de incendio, de agua, de espuma, en un espejo de palabras.

2.9.03

Sonsonate

Sonsonate. En lengua Nahuatl “lugar de innumerables aguas”.
Quiero ser agua, tierra; quiero que me nombres en un idioma secreto, en una lengua ancestral. Que traigas el amanecer a mi territorio, como sale el sol, asomando a un costado de mi piel.

LLegas

Fotografía de Eduardo Segura

Llegas a mí sucio de ciudad, de luchas, de mentiras, de conversaciones vacías.
Y yo comienzo por escucharte, por ser el lago en el que tiras tus piedritas y dibuja ondas que te van relajando. Me pronuncias palabras cotidianas que yo recibo como si estuvieras pintándome mapas, descubriendo el mundo para mí.
Después te vuelves de tierra y yo enredadera, anudando tu cintura con mis piernas, arándote con mis uñas, regando tu piel con mi saliva, caminándote con mis labios. Hasta que te vuelves mar, y vas y vienes abriendo mis puertas de arena, golpeando mis rocas, arrancándome sonidos de gaviotas.
Y al final todo queda en calma, tan limpio que hasta nuestros nombres se han borrado; solo nos envuelve el silencio y el rastro de la tormenta.


31.8.03

Partido de dobles. De velas y sensualidad...

De quimera, noche y vos

Estropeo la imposibilidad de las distancias.
Entiendo que la noche es cómplice...
Tu insomnio ya forma parte de mis sueños.
Y así me quedo.
Junto a la llama de una vela púrpura
que atestigua como tus palabras
se desparraman sobre mi pecho.
Incienso infinito que mortifica el hastío,
calma la sed de las horas,
y como vertiginosa daga
abre un tajo
sobre el ancho mar que nos separa.
Tu perfume lo trae el viento,
y es que ya voy por afuera,
sólo la luna sabe de ese andar.
Estás despierta;
imagino tus piernas,
que me envuelven como serpientes de seda,
y me entrego a tu húmedo valle.
Quedo a merced de tu instinto.
Tus manos dibujan el minuto después...
y habrá momentos
para saberte de madrugada
y ser la ondulación
de un tiempo que espera.
Una quimera que brilla incesante
cuando el sol ya se asoma,
cuando las palabras se agotan,
cuando ya,
cierro los ojos.

(Marcelo Neyra)


La hora de las velas

Llega la hora de las velas, esa hora en la que mi silencio se siente de pronto acompañado.
Es imaginar tus velas encendidas, iluminando la misma luna en un intercambio de palabras adormecidas; tus ojos en mis letras, mis ojos en las tuyas, como un promiscuo juego en el que quedan enlazados tus sueños y los míos.
Enciendo un cigarro despacio y suelto el humo acariciándolo con mi lengua, paso las pupilas sobre el terciopelo de tus versos, y mi piel irremediablemente te sueña, o sueña el enigma de tu voz, estrellas y dagas, acertijos en tu espalda, preguntas en tu pecho.
Me acomodo un poco mas entre las frases que tejes como redes, que a veces me hacen sentir como gata, ronroneando sobre cojines de pluma; o me llenan con el embate de la vida en su estado puro. Que no me dejan nunca indiferente, y me hacen desear.
Deseo ser palabra fabricada por ti, deseo ser saliva y estar viva, deseo ser cuchillo y espejo, deseo ser interrogación y respuesta.
Después, irremediablemente me mezo en el columpio del mar que nos separa y el volcán que me define. Y me dejo llevar, como la espuma de una ola rota...

(Febe)


Para el próximo post queda pendiente el siguiente partido de dobles- Él lanza el reto- ella lo acepta-.

"Todos los poemas llevan un lobo dentro, todos menos uno, el más hermoso de todos:
Ella danza desnuda en un círculo de fuego
y encogiéndose de hombros
recibe el desafío."
(Jim Morrison)

30.8.03

No te preocupes

No te preocupes por mí si hay noches en que me ves triste y sangrando, o me encuentras empapada en lluvia, desnuda, sin abrigo.
No te preocupes. Es tan solo que estoy hecha de fuego, de semilla de volcanes, y a veces me retuerzo como una leona atrapada, o grito como grita la tierra cuarteada anunciando su sed, su necesidad de agua.
No te preocupes. Es que tengo una piel teñida de nombres y fechas que algunas noches me asaltan; y tengo unos pechos como gatos que piden caricias y sacan sus uñas arañándome el corazón. Y a veces necesito compañía, o silencio, soledad, batallas... Que sé yo, cada hora me reclama cualquier cosa.
No te preocupes si me ves como una barca peleando con las olas. Es que estoy despierta y viva.

29.8.03

Ganas de gritar

Quiero que sepas que yo lo sé. Sé que todo es mentira.
Quiero que sepas que nunca más pronunciaré tu nombre, no cantaré tus canciones.
Esta es la última noche que lleva tu huella.
Ya sólo me quedan las ganas de gritar...

El grito, de Edvard Munch

Y gracias Marcelo por hacer magia con mis cosas y compensar lo feo...


Noche asesina

Ávidos labios
Relativa dimensión
Solo un roce un susurro
Y el cuchillo de tu lengua
En viaje sin retorno
Deslizándose en mi boca
Directo hacia el corazón

(c) febe

27.8.03

Palabras

A veces estoy dormida, con los ojos como cegados. Entonces llegas tú y me susurras unas cuantas palabras, tan bien construidas que parece que las hubieras confeccionado a medida.
Es entonces que me entran ganas de ser tu piel y me siento como una fruta a punto de estallar de pura primavera.
Acaríciame una y mil veces; mis oídos te esperan. Desnudos.

26.8.03

Amenaza lluvia

El día se ha ido torciendo poco a poco, como el tronco de un árbol centenario, apresado por la terca enredadera de mi soledad. Hoy el espejo me ha devuelto la imagen nítida de los nombres que perdí dibujados en la pupila.
Amenaza lluvia.
Llegan noticias del otro lado del océano: Él no tiene corazón. Debería ser algo bueno, un motivo que me ayudara a borrar su nombre de mi frente. En vez de eso, mi alma se empeña en pedir a gritos una caricia, y mi nombre susurrado al oído.
Y es que cuando la piel pide que la cubran de acertijos de saliva, y el corazón una caricia de plumas, las cosas se complican, y comienza la tormenta.
Amenaza lluvia, puedo sentirlo en la piel.

Hoy solo queda la compañía de una vela, una copa de vino y una canción ¿Alguien llegará a decirme cosas así?... pero de veras.



25.8.03

Cinco de la mañana, sigo despierta, como un faro en la tormenta. Despierta y, después de todo, viva.
Sobrevivo a pesar de haber tenido tu cuerpo grande sobre mí, después de habernos creado y recreado, vistiéndonos de piel durante horas infinitas; después de habernos bebido.
Continúo viva a pesar de tus ojos oscuros como el miedo, de tus palabras como libros que nunca leí; a pesar de tus pasos por mi pasillo, de tus respuestas en mi pecho.
Cinco de la mañana, sigo sin ti, como una playa desierta. Desierta y, después de todo, viva.

Fotografia de Ben-Arieh

24.8.03

Partido de dobles

Cinco horas de diferencia, madrugada, unas velas encendidas, y el océano como testigo en un partido de dobles entre dos locos que se lanzan palabras.

Fulgor

Quiebra tu dulce suspiro.
Me alejo de la puerta para no ver el sol,
me has mostrado tu luz
y con eso basta.

Escupe!
las espuelas que rasguñan a tus palabras,
después frótate en mí.
Hazlo sin prisa y sin cuidado,
al menos por esta vez,
tómame!

Dibuja tus acertijos en mi pecho
que no hay tiempos ni distancias.
Que tu boca exhale ese murmullo desertor
que ya es grito!
Que el mundo
parpadea y se desorienta,
que la cordura es un invento represor.

Canta un vez más
esa poesía que está por venir.
Encandila a esos seres que se disfrazan de poetas
y se ocultan detrás de sus redes mórbidas de palabras.

Dame de tu saliva,
dame de esa agua que enjuaga mi alma,
es hora de abrasar la llama
que nadie se atreve a encender.

(Marcelo Neyra)


Inventemos el fuego

Olvida la ciudad
Y las palabras
Entra sin llamar
Bórrame el carmín
Lame mi lengua
Desnúdame
Desnudo
Quítame hasta la piel
No pronuncies tu nombre
Escríbelo en mi espalda
Arráncame gemidos
Inventemos el fuego
Por instinto
Sin mas intención
Que ser mecha
Y arder
Hasta consumirnos

(Febe)

23.8.03

Noche de sábado

Camino despacio por las calles dormidas, camino, o eso me parece.
Retumba un sonido de metralla. Tá tá tá tá tá. Los tacones de mis botas en dirección a ningún lugar.
Corro, no camino.
Tá tá tá tá tá corro sin huir, llena de vida.
La ciudad está en llamas, y me llama.

Me estás moviendo el piso interior, las poesías. Y tu lo sabes...

22.8.03

Muda

Hoy no hay nada que decir. Salgo de viaje, fuera del lugar donde habita mi olvido, fuera de mí, fuera de mis sueños.
La luna me tiene amordazada, los nombres y los colores me cerraron los ojos.
Lo que soy, lo que no fuí, lo que no pude dar y aquello que me dieron se anudan a mi corazón como perros y collares.
Estoy muda.
Lo siento.

21.8.03

Urticaria almática

La belleza hay veces que llega y nos asalta, nos sorprende. Caminas por la calle, subida en tus zapatos de nostalgia, pensando en las palabras que quieres escuchar y que una boca ajena te susurra.
Paras, miras afuera, sales del interior del abrigo de luna que te arropa, y ahí aparece; pintada en una pared, sobre un papel arrugado, impresa en el cristal más cercano.
Descubro a Marxelo, que desde la otra orilla me arroja puñados de belleza haciéndome despertar del letargo; por sorpresa, sin avisar que aún existían cajitas sorpresa. Hoy Marxelo tiene urticaria almática, mañana ¿Con qué palabra me despertará?



Urticaria Almática

llevo urticaria almática
quizás nadie lo note
camino sobre el alquitrán caliente,
que se obstina en ser chicle
mis pasos se adelantan,
mi cuerpo se queda atrás
y en el medio yo.
rojo. estás de frente.
amarillo. esquivo la señal.
verde. me atropellás
tu mirada me asalta
me pega
me calma
me hace sangrar
me deja vivo


20.8.03

Percepción

Creo que todo es cuestión de percepción; puede ser que no exista el fracaso entre nosotros, sino simplemente diferencias en el modo de ver las cosas.
Te adjudiqué el papel protagonista sin preguntarte, y mientras que yo te veía como el inventor de todas las palabras de amor que había en el mundo, tu hacías crucigramas. Cuando creí que abrazabas mis sábanas y que tus deseos se habían mudado a mi colchón, tu tomabas medidas.
Paseaba por la calle bajo un arco de palmeras y rosas, qué tontería, la magia no existe, no se doblaban por mí, era el viento recorriendo la ciudad.
No me concediste un par de alas, me elevabas para que descubriera la amplitud del horizonte naranja.
Así que cuando te creí pronunciando un “que sé yo”, realmente decías no. Y cuando yo dije “para siempre” tu escuchaste “sábado en la noche”.
Ahora que comprendo las diferencias, me adapto al hecho de que hasta los horarios tengamos cambiados y no coincidamos ni en lo que dice el reloj. Por eso no te extrañe si por las noches me siento con el pelo suelto a prender cigarros, en vez de olvidar el día sobre mi colchón. No será extraño si tu ves hermoso mi insomnio, mientras que para mí se dibuje como una pesadilla.
Tan común como encontrarnos y al abrir la boca nuestras lenguas digan “adiós” en vez de fabricar un “buenos días”.


Hubo veces

Hubo veces en las que fuiste mi palabra de verdad.
Hubo veces en las que confundí la lucha con nuestro amor.
Hubo veces en las que tu fuiste mi consigna, mi lucha, mi revolución.
A veces me equivoqué, o estuve en lo cierto.
A veces fueron las canciones...


19.8.03

Cartas

Desde mi ventana suelo escribirte cartas. Es lo mismo si el día está nublado o si sale el sol; cada día te escribo cartas. Es el único modo que conozco para aliviar este peso que cayó sobre mis espaldas, secar cada lágrima, despedirme de ti. Escribo cartas que sé que no leerás porque no te interesan, escribo cartas llenas de mentiras porque sé que no vas a leerlas, y por eso digo: mi amor voy a olvidarte, hoy ha salido el sol, veo una calle. Si tu las leyeras te diría la verdad, te diría: vuelve, te diría lágrima, te diría cementerio, te diría mi amor no se como olvidarte, nunca me enseñaste cómo.
Cada noche te escribo una carta, una diferente cada día, sin comprender lo que sucede, te escribo. Sin saber quien eres, sin reconocerte. Te escribo.

Tambien hoy leo a Rilke escribiendo sobre la tristeza.

Carta Nº VIII

17.8.03

Colores

Hablamos de colores, colores de los que estamos fabricados. Salieron mil tonalidades, arcoiris de personalidades y sentimientos.
Me describí de mente amarilla, ojos verdes que filtran azules para enfriar mi sangre, negro y violeta en las noches, y rojo en el amor.
Pero hay días que soy verde; junto a ti me siento del mismo color de la tierra. Hay quien me hace sentir gris, como el filo de un cuchillo, y hay momentos de un blanco azulado igual a los témpanos de hielo. Cuando regreso soy malva, en comunión con mi cielo, ese que añoro. Cuando me marcho soy transparente, invisible.
Debido a mi daltonismo reinterpreto los colores, incapaz de distinguirlos y darles un nombre del todo correcto. Por eso Hu es del color del humo, EL es rojo y negro, S es azul de madrugada, el cazador color puesta de sol, C caramelo y oro... y tantos otros colores en mi vida...
Quizás ellos se vean de otro color, o los demás me coloreen de modo diferente.
Y tú ¿De qué color me sientes?

16.8.03

Vas regresando

A veces te pusiste triste, tan triste que te olvidaste de hablar. A veces saliste huyendo, me ignoraste, borraste la palabra cielo de tu boca. A veces sabías bucear, pero se te olvidaba cómo regresar a la superficie, donde te esperaban el sol y las flores.
A veces no supiste ni mi nombre, ni el nombre de tu risa, ni como se pronunciaba el verbo cantar. A veces nadie pudo tocarte, nadie pudo pintar tu mirada, nadie pudo quitarte los zapatos de caminar cementerios.
A veces mirabas y el mundo era feo; aún así tus ojos lo captaron hermosos pintándolo inmortal y brillante, tus manos escribieron el alma como no se puede describir.
Sé que se perdió algo en tu camino, o quizás nunca lo tuvimos, pero me gusta jugar a pensar que podría susurrarte, buscando tu sombra a través de un catalejo instalado en mi ventana, siguiendo tus palabras, mirando las postales que nunca me escribirás.
Me gusta tu camino de regreso a pesar de que no llegue a mi jardín, que caces paisajes, que tejas versos. Me gusta tu retorno del filo de una lágrima aunque nada tenga que ver con los cordones de mi boca. Me gusta, sin preguntarme si es mentira o verdad.

Para el enigma, el poeta. Para el cazador de imágenes.

15.8.03

Momento equivocado

lágrimas negras

Te encontré en el momento equivocado, y como no lo sabía, me alegré de haberte encontrado.
- Qué corto aquel tiempo de sueños a tu lado.-
Pero ahora, mi amor, arreglado el error, qué largos los segundos que caen sobre mí como años.
Qué largo el tiempo sin ti.
Qué vacío, qué extraño.


14.8.03

De cómo olvidarte

Dame dos semanas, amor, y terminaré con este invierno; dejaré paso al otoño; todas las estaciones cambiadas de sitio en mi año.
Espero que el invierno pueda ser corto, diez o quince días a lo sumo.
Para lograrlo debo guardar en pequeñas cajitas doradas todo este hielo que me cubre, y los copos de nieve hechos de frasecitas y palabras como “amor de mi vida”, “buenas noches”, “saxofón” o “tango”. Secaré la lluvia que sale de mis ojos y me moja el vestido encharcándome las rodillas. Con un cazamariposas iré apartando las nubes de tormenta de tu voz y tus brazos. Me mudaré a un faro para compensar los días oscuros, y talaré los árboles de ternura y admiración que dejaste crecer delante de mi casa.
Entonces comenzare a deshelarme, alimentaré mis dudas, daré de comer a tu silencio, inventaré tus defectos hasta creérmelos igual que se cree en las hadas; pintaré las paredes con todas las fechas que tejen tu huida. Y comenzaré a odiarte amor.
Tendré que quererte tan poco que las flores se marchiten a mi paso y los niños lloren asustados. Te amaré tan poquito, amor, que las palomas huirán de las ciudades, y los perros aullarán inquietos por las noches.
Voy a tener que odiarte, mi amor, con toda mi tristeza, para poder acabar con este invierno que me está partiendo los huesos; tan hecho como está del material de tu olvido.
Entonces me sentaré tranquila, limpia de ti, vacía, sin tu peso sobre mi alma, a recibir el otoño. Veré caer inmóvil, libre de ti, las hojas del calendario.

Quiero volver a casa

Una vez escribiste: “Cuando nuestros nombres dejen de ser recordados, dejen de ser repetidos, entonces ya no habrá nada entre nosotros.” Es por eso que mi boca es la copa que contiene tu nombre, liberándolo en voz baja, recordándolo, reconstruyéndolo, pronunciándolo como si fuera la primera vez. Y creo que pronto tendré que dejar de hacerlo, porque tu nombre me sangra y me borra, como el camino que desaparece bajo la nevada.
Y yo, mi amor, necesito volver a casa, encontrarme, recuperar la mirada.
Quiero volver a casa.
Quiero sentir la sensación de haber llegado, de que ya no hay que correr ni esconderse.
Quiero llegar a casa de nuevo, arroparme entre unos brazos, respirar un aliento. Y no es que te extrañe. Es mas difícil; me extraño. Extraño mi mano derecha que te acariciaba, arraigada en tu piel como la primavera arraiga en los bosques; extraño mis ojos al anochecer, colgando de la línea del horizonte esperando verte llegar sudoroso y alegre; extraño mi pelo, enredado en tus dedos como una madeja de hilos.
Me extraño. Noto mi ausencia hasta cuando me duermo, con las farolas pegadas a la piel, alumbrando los retazos cansados que escondo entre las sábanas. Es esta ausencia mía que cuando regreso parece que me estoy marchando; olvido encender la luz y a cada paso me duermo. Es la droga, dormir para no sentir que no estoy, que aún no he llegado, que la casa está vacía e incompleta.
No es que me faltes, amor; es que me falto, que me he perdido, que estoy lejos, en algún lugar dibujando nubes y susurrando tu nombre.

12.8.03

Palabras

Aprender, una sorpresa como una mariposa saliendo de un ovillo de seda. Aprender. Como hoy aprendí.
Aprender que las palabras no valen, que son un amante infiel y traicionero, y a pesar de que yo las ame ellas me barrerán en el olvido, me borraran como el tiempo borra los colores, se reirán de mi. Así como tu me has amado, acariciando mis oídos con grandes palabras, palabras enormes como torres, como trasatlánticos, como continentes; palabras grandiosas como palacios milenarios, palabras brillantes como el sol estallando en la línea del horizonte. Pero tu amor era un amor de palabras, un amor hueco, un amor de decorado de teatro; ese amor tan grande, qué pequeño, amor.
Porque hoy comprendí que decir te amo es lo mismo que decir manantial, no por nombrarlo apagarás tu sed; decir “vivo en ti” es como decir alas, no por eso te elevarás del suelo. No conocí a nadie que por decir muerte cayera fulminado como un árbol talado; no creo que exista la palabra que me quite el hambre o que acabe con el frío cuando nieva en la ciudad.
Dices muy bien el amor, pero sólo son palabras que caen como cae el telón en los teatros, y entonces queda el silencio, y tras el silencio la vida; es entonces cuando hay que hacer.
Te voy a hacer el amor de un modo en que nadie te lo hizo antes; te voy a hacer el amor con silencio, te lo haré olvidándote cada día un poco, borrando tu nombre de mi lengua, no recordaré a qué saben tus dedos o tu aliento. Te voy a hacer tanto el amor que llegará un momento en que no recuerde quien eres, igual que los muertos olvidan sus nombres. Entonces tus palabras no podrán tocarme y comenzarás a vivir, lo prometo, a respirar sin decir aire, a dolerte, sin decir herida, a llorar sin decir lágrima, a sentir la música sin tener que cantarla. Vas a vivir, vas a hacerlo cada día; mudo y sorprendido.


11.8.03

Inventario

Quien me conoce sabe que, para mí, hoy es un día para hacer recuento y reflexionar sobre todo lo que hice y lo que no.
Hoy toca inventario, así que mi recomendación:
La lluvia de estrellas de esta noche.


10.8.03

Recuerdo

No sé porqué hoy me he acordado de él. No hace ni mucho ni poco que nos separamos, pero a veces creo que han pasado cien años desde que comenzó a olvidarme. Otras veces se me olvida que ya no nos queremos y un “mi amor” se me queda prendido de la lengua como quien se queda frenado en seco al borde de un acantilado.
Hoy me acordé de él. Y recordé que tenía un cuerpo enorme y nervioso de piel de caña de azúcar, recordé sus manos grandes, ásperas, hechas de tierra; sus pies hechos de camino, su pelo negro, sus palabras acertadas y su risa de niño sin maldad.
No se porqué fue que recordé su boca y su lengua, hechas de tamal y agua, sus besos grandes, sus besos diminutos como de artesano. Me besaba con cuidado acariciando mis labios, como dándome de beber, con los ojos entornados, esos ojos de gato que nunca cerraba.
De pronto recordé el miedo que daban esos besos de manantial, y su cuerpo enorme sobre el mío, su piel de miel acariciando la mía. Qué miedo daban sus palabras, sus razones, su modo de querer. Qué miedo daba no tener todo aquello; y ya ves, perdí un trocito en el intento pero continúo caminando, sin tus besos chiquitos. Ya te puedo recordar sin sentir ese miedo a no tenerte más.
Tal vez me haya curado.

9.8.03

En el camino

Mi verano
Verano en la ciudad, colores nuevos, luz cegadora, gente menos apresurada, niños y abuelos al sol, ropa blanca, sudor, besos, pájaros y bichitos en el césped. Agosto derritiendo la retina.

Invierno en la ciudad; humedad y lluvias torrenciales, el verde de los parques a punto de explotar de puro placer, gentes apresuradas, paraguas, ese calor moderado que adormece, playas de invierno alegres llenas de gente. Agosto soñando con el verano de diciembre.

Tu y yo. Mis lugares. Siempre en los opuestos.

Siempre en el camino.
Tu invierno

8.8.03

La libertad

La vida mas extraña que jamás conocí. Mis días son una montaña rusa, una caja sorpresa. Hoy mi día fue un día como de umbral, como la entrada a una cueva; aunque no sé muy bien si entro o salgo, pero se veía luz.
Hoy tuve noticias de Hu, a pesar de que no estoy muy segura de que fuera él. La semilla de la duda acaba de caer a mis pies, y ya la conozco, es una planta que germina pronto, y una vez que echa sus raíces, talarla resulta casi imposible.
No sé si fue ese viso de duda, o los apuntes de alguien charlando en algún lugar; pero una idea me ronda la cabeza, una idea nueva, casi un sentimiento. Te estoy queriendo de un modo incorrecto; lo sé porque descubro cosas feas de mí, cosas que me asustan. Así que he comenzado a pensar que no te voy a querer menos, sino que te voy a querer mejor; de un modo menos insistente, mas libre, mas hermoso. No te voy a llorar ni voy a extrañarte, voy a sentirte libre y a darme la libertad. O al menos a intentarlo.
Mi tren sale ahora, si quieres tomarlo siempre tendrás un hueco; pero no voy a seguir a remolque de tus pasos; yo sufro en el arrastre y tus pasos se hacen mas pesados por el lastre.

Yo te quiero libre.



6.8.03

Cierre

Cierre.
Hoy la muerte ha venido a visitarme, una muerte cruel y sarcástica.
Traía una carta. Me ha cortado el pelo, me ha arrancado los ojos y después me ha sacado el corazón a mordiscos.
Así no puedo seguir.
Cuando nada queda, solo es eso, NADA.
Cuando algo se hace añicos ya no puede recomponerse.
Yo solo soy infinidad de trocitos deshechos.

Siempre para ti. Aunque te dé igual. Desde el olvido. Tuya.

"Soy mi cuerpo"

5.8.03

Tristeza

La conocí hace un año, se llamaba tristeza. Su belleza era extraña, de estrella de cine mudo, con unos ojos profundos como dos agujeros negros. No lloraba ni reía, fabricaba silencios ensordecedores y tejía noches de luto.
Padecía insomnio, se mordía las uñas, peinaba arena de playa con la mirada y cubría su piel blanca de papel de seda porque le tenía alergia al sol.
Se llamaba tristeza y no recordaba quién le había puesto ese nombre, anclada en el recuerdo de aquello que nunca sucedió.
Un día me mostró su bolso, en él guardaba el resumen de sus días destrozados, una o dos direcciones a las que un día envió una carta, y a las cuales se sentía incapaz de acudir; la foto de un amigo desaparecido entre las brumas de un mar de dudas, una cajita de odio y de preguntas sin respuesta, el cordón umbilical de un bebe asesino, un saxofón sin boquilla, un manto hecho de fiebre y dos nombres de hombre que pronunciados deprisa sonaban como la palabra dolor.
A veces me visita. Sigue coleccionando jirones y causas perdidas. Sus últimas adquisiciones fueron un paraguas sin lluvia y una revolución olvidada.
Trato de no mirarla a los ojos. Me asusta llegar a comprenderla y que se quede a cenar.



4.8.03

Día de perros

Ecuación errónea, no salen las cuentas. La rabia de bala sin control se apodera de mi interior y me obliga a masticar truenos.
No salen las cuentas. Aparece EL; máximo exponente y después de multiplicar mi velocidad por mil, me corta el combustible, y ¡zas! Parada en seco. EL siempre es mas, yo reiteradamente menos.
Y a eso le sumamos las cero noticias de Hu, y mi cerebro cantando la canción de “podemos aprender a vivir sin él”, mientras mi cuerpo grita por los poros su urgencia.
Siguen restando y dividiendo el cazador de imágenes y S. Uno simplemente se puso unas gafas que levantan muros, me volvió invisible; el otro llega tratando de arañar mi corazón con su sonrisa, toma lo que quiere de mi vida y se evapora; es una nube de tormenta, rápida y eficaz.
El diablo amenaza y se acerca a mi casa, me ofrece bombones envenenados tratando que los coma a la fuerza, así que me veo obligada a calzarme las botas y correr, correr...
Hoy nada me cuadra, todo desencaja a la perfección.
Así que “el perro” vuelve a acomodarse a los pies de mi cama, bebe tequila, me agarra por la nuca, me lame los labios y después se ríe de mi sombra.

3.8.03

Mi mami

Está hecha de miga de pan recién horneado y de rosquillas del santo. Igual te cura una herida con tiritas mágicas, que adivina lo que comiste tocándote la cabeza; ella sabe trucos de magia.
A veces se rompe y a veces tiene miedo, así que me obliga a hacerme mayor para tratar de lanzarle un salvavidas, aunque yo no quisiera dejar de ser una niña, para así no tener que conocer sus lados oscuros y que ella no descubriera los míos.
A veces a ella le abruman nuestros desencuentros, y aún se pregunta de dónde salió ese afán absurdo y loco que tengo por el otro lado del océano y por enamorarme de quien menos me conviene; tendré que decirle algún día que ella fue quien me enseñó a soñar y a pensar que los imposibles podían lograrse.
Tiene París en la mirada y un rompecabezas en el corazón.
A días es mi pelea, otros mi colchón.
Nos perdemos a veces, otras nos encontramos. Pero por el camino nunca se nos olvida querernos.
... Y hoy es su cumpleaños.
Felicidades mami.


2.8.03

Un lugar

Hay un lugar en el mundo muy pequeño, y tan hermoso que te dan ganas de llorar; su paisaje teñido de verde, su cielo teñido de malva al amanecer, sus nubes de tormenta, furiosas, sus volcanes adormilados, sus gentes de agua y maíz, te atrapan y te transforman y ya nunca vuelves a ser quien eras.
Hay un lugar en el mundo donde reside un trocito de mi alma, un lugar con el que sueño a menudo.
Hace ya tres días que me ronda el aroma de aquel lugar, con su tierra seca o mojada, con sus árboles de mango, con su pequeño horizonte y con sus pasos.
Hay un lugar donde creo que no se acuerdan de mí, por donde vago olvidada cantando canciones de tierra.
Hay un lugar donde aún existe gente de veras, que cree en la verdad y lucha por ella.
Y también estas tu. Y te sé marchando sobre las calles, y diciendo palabras pequeñas con significados grandes, tocando la realidad con la punta de los dedos, fabricando la esperanza, con tu difícil trabajo de forjador de futuro.
Hay un lugar, y también estas tú. A ninguno de los dos puedo dejar de recordaros y admiraros. A ninguno.

1.8.03

Haja o que houver

Me duermo, los ojos caen cansados de mirar el mundo que no para de dar vueltas en torno a mi cerebro abrumado. El calor me acaricia y me acompaña, escucho tu voz, debo estar soñando, ¿me acaricias el pelo? ¿Me cantas una canción?. Estoy al filo del olvido, soy una sala de embarque desolada.
Acúname en tus brazos.
No me dejes dormir sola hoy, tómame de la mano como el ancla que se burla de las derivas. Regálame las ganas de volver.
Ven en el viento, vuela. Es duro mecerse sobre el columpio del sueño sin saber porqué tu no lo empujas, es triste despertar sin poder acurrucarme en el almizcle de tu piel.
Me duermo. Ven a dormir conmigo, ya no estés lejos nunca mas.
Dame los buenos días.

"Haja o que houver".



31.7.03

Deseos

soñando


Se cometen errores bajo las estrellas, errores feos como casas abandonadas, o tristes como niños olvidados, a pesar de la belleza de la noche o las intenciones.
Es un error tratar de alcanzar el cielo, igual que las palmeras tratan de acariciar las nubes con las palmas de sus ramas. Es un error tratar de llenar el hueco en donde deberí­as estar tú con otra piel y otros labios. Primero trae sonrisas, después un ataúd con sonido de cantos de sirena.
Hay dos o tres cosas que te pedirí­a y no puedes darme, hay un par de cosas que ni siquiera puedes tratar de hacer y que yo no tengo derecho a mencionar, así­ que pongo trocitos de hielo en mi garganta para adormecer los deseos que quisiera contarte.
No siempre son fáciles las cosas bajo la noche, al borde de nuestro océano; no lo son en mi lado de la orilla, imagino que de tu lado hoy por hoy tampoco son mejores...

30.7.03

Volando

Volamos, es extraño pero logramos volar, y desde las alturas el mundo cotidiano se ve pequeñito, incluso hermoso.
No es tan difícil volar, solo hay que creer en quien vuela contigo y amarle; sobre todo hay que amarle de esa manera estúpida y desmemoriada en la que te pintas las uñas y amas, comes, paseas, cantas, bebes agua, te bañas, trabajas, enciendes un cigarro, tomas aire, te atas los cordones de los zapatos, te peinas, duermes, y haciendo todo eso, amas. Cada gesto cotidiano es un acto de amor que nos hace olvidar que quizás haya un motivo por el cual el hombre no fue dotado con un par de alas.
Pero eso qué importa; tu y yo logramos volar.

29.7.03

Hablar contigo

Hablar contigo ha sido cazar estrellas, hablar contigo durante horas, ir destapando cada cajita, abriendo lentamente cada regalo sorpresa, ir descubriendote.
Hablar contigo ha sido no poder dormir y que el suelo se moviera bajo mis pies.
Amarte, hablar. Y sentirte a mi lado, tenerte dentro de mi.

28.7.03

Cementerios

Hay noches que te tragan y nada puedes hacer. Hay noches que ganan y noches en las que te puedes perder.
Tras un día de flores mi boca se cubrió con tu nombre, aún sin querer. El estaba a mi lado y mi voz se transformó en su tormenta. Cuando nos quedamos solos su piel y mi piel ya se había perdido una pieza del rompecabezas. Esa noche hicimos el amor, hicimos el amor tristes como cementerios.

Qué ruido tan triste...

27.7.03

Mi vida

Tengo una vida provisional, como de cuarto de hotel. Con la cama bien hecha, hasta cuando las sábanas se arremolinan después de una noche antropófaga de sábado; con cada cosa en su sitio, con las ventanas cerradas y burbuja de aire acondicionado, con las flores en su florero, las palabras agarradas a un cuaderno, la luz prendida hasta de noche.
Y es que desde que te conozco tengo una vida provisional, como de vagón de tren. Con silencios de viajes, con los asientos bien rectos y los paisajes corriendo frente a mi ventana inmóvil.
Así que vas a tener que venir a rescatarme, a asentar mi vida para después derribarla con un terremoto. Vas a tener que venir a poner las sábanas en el suelo, las flores en mi pelo, a abrir las ventanas, a liberar las palabras hasta que salgan volando, los cuadros se transformen en besos y mi ombligo sonría satisfecho. Tendrás que venir a parar los paisajes, para que crezcan jazmines en la ventana; a tirar los asientos por los espejos y a gastar horas triunfadoras.
Porque sin vos pintado en mi piel, mi vida es de a temporadas, y creo ser una mariposa a punto de quemarse un ala con el calor de una bombilla.

A Hu, el único que no me escuchó en el silencio de la noche. Pero pronto...


Lo peor. (De "Otros lugares")

Lo peor de todo, es que ya no tenemos nada que decir. Y aún no sé muy bien si se nos gastaron las palabras, se nos fueron arrugando y volviéndose vulgares igual que un vestido que te has puesto mil veces; o por el contrario las palabras se han ido escondiendo en una cajita de oro, tan preciadas, que ni enseñárnoslas queremos.

Sea como sea, lo peor de todo es no tener nada que decir. Estar esperando a que aparezcas y pidiendo que no llegues para así no tener que decir nada.

Aunque casi lo peor es no creerte. Que tejas palabras para construir promesas o aliento de flores, y a mi me parezca que hay un lobo escondido. Si, eso es lo peor, sentir que cuando hablas, cuando me hablas, sólo lanzas los tesoros escogidos que sabes que quiero escuchar.

Y lo peor es este temor a que mis temores tengan fundamento; y lo que de momento parece un día nublado, se transforme en una noche de tormenta.

¿Y sabes lo peor? Que no hay nada peor que no estar contigo, y no sentir tus palabras, y no quedarme en silencio y no dudar de mis dudas. Eso es lo peor, que no conozco nada peor que cuando te vuelves invisible y yo me quedo esperando. Aunque no tengamos nada que decir.